Publicado 09/06/2022 11:01

Investigadores españoles participan en un estudio para hallar tratamientos contra problemas musculares por COVID-19

Foto de grupo de los participantes en el proyecto de investigación
Foto de grupo de los participantes en el proyecto de investigación - UPF

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y del Hospital del Mar, con investigadores de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), participarán en un estudio que quiere descubrir potenciales dianas terapéuticas para tratar los importantes problemas musculares que presentan las personas que han sufrido una COVID-19 grave.

Para hacerlo, participarán en el proyecto 'Retrospective Study of Biomarkers in Skeletal Muscle of Severely Effected COVID-19 Patients', del cual también forman parte la empresa biotecnológica norteamericana Regeneron, el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos y la Universidad de Kentucky.

Se calcula que el 35 por ciento de los pacientes que han sufrido una COVID-19 severa y que han necesitado ingresar en la unidad de cuidados intensivos (UCI) sufren, entre otros efectos secundarios de la infección, pérdida de fuerza muscular. Es el tercer síntoma más frecuente en la fase aguda de la enfermedad. Además, el 47 por ciento de las personas con COVID-19 persistente relatan fatiga y una de cada cuatro, dolor muscular.

El doctor Joaquim Gea, investigador principal del proyecto, coordinador del Grupo de investigación en Miogénesis, inflamación y función muscular del IMIM-Hospital del Mar, jefe de servicio emérito del Servicio de Neumología del Hospital del Mar y decano de la Faculdad de Ciencias de la Salud y de la Vida de la UPF, ha explicado el motivo.

"Lo que hemos visto con el análisis hecho por los especialistas en Anatomía Patológica, es que hay mucha afectación de los vasos sanguíneos del tejido muscular. El virus, o la inflamación que provoca la infección, destruye las células endoteliales de estos vasos sanguíneos. Esto provoca fibrosis y dificultades para alimentar las fibras musculares. El virus, o la inflamación que provoca la infección, destruye las células endoteliales de estos vasos sanguíneos. Esto provoca fibrosis y dificultades para alimentar las fibras musculares", ha detallado.

En el proyecto también participan como investigadores la doctora Judith Marín-Corral, médica adjunta del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital del Mar; el doctor Joan Ramon Masclans, jefe de este servicio; y el doctor Sergi Pascual, médico adjunto del Servicio de Neumología. El convenio firmado entre las partes permitirá profundizar en la investigación en este campo.

Para hacerlo, se analizarán muestras de biopsias musculares de 50 pacientes con COVID-19 que han necesitado ingresar en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital del Mar. Se compararán con las de otros treinta pacientes también ingresados en la UCI por otras patologías y con las de un tercer grupo de personas sanas.

Regeneron se encargará del estudio molecular de las muestras para intentar encontrar cuál es el mecanismo que provoca la degradación de la musculatura y potenciales biomarcadores que puedan funcionar como dianas terapéuticas, a partir de la revisión de estos resultados efectuada por los investigadores.

En estos momentos, no hay ningún tratamiento para las alteraciones musculares secundarias a la COVID-19. El proyecto tiene una duración prevista de cuatro años.

Contador