Investigadores españoles estudian si el ejercicio de funciones cognitivas frena los daños del Parkinson

Parkinson, manos, anciano, mayor, temblores.
GETTY//OCSKAYMARK - Archivo
Publicado 08/04/2019 16:38:53CET

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL), en colaboración con Biodonostia, ha desarrollado un estudio para investigar en qué medida el cerebro es capaz de hacer frente a los primeros síntomas de deterioro cognitivo. Los investigadores quieren comprobar si el ejercicio de funciones cognitivas específicas como el lenguaje, atención o memoria retrasa la aparición de la demencia o frena los daños del Parkinson en el conocimiento.

El centro donostiarra ha aprovechado la celebración del Día Internacional del Parkinson este jueves 11 de abril para que todas aquellas personas con la enfermedad y que sean diestras colaboren con la investigación. El entrenamiento consiste en 30 sesiones de una hora cada una en la que trabajarán las cinco funciones cognitivas del cerebro, comúnmente afectadas en personas con Parkinson (memoria, lenguaje, funciones ejecutivas, atención y capacidad visual-espacial) por medio de videojuegos diseñados por investigadores del BCBL.

El estudio forma parte de una línea de investigación que ya en 2014 indicó que el deterioro cognitivo leve puede ser el precursor de la demencia en algunas personas enfermas de Parkinson. "Ante una enfermedad neurodegenerativa con efectos irreparables, el reto pasa por investigar cómo frenar sus primeras manifestaciones e incluso evitarlas para que la calidad de vida de los pacientes sea la mejor posible", remarcan los investigadores.

Durante el último año y medio, el centro ha diseñado este entrenamiento que permite trabajar de manera directa las funciones cognitivas del cerebro entre las personas con Parkinson. El entrenamiento se realizará a través de pantallas táctiles durante 10 semanas repartidas en 30 sesiones de una hora de duración cada una.

Los voluntarios podrán reforzar su memoria, su capacidad de atención, de toma de decisiones, de planificación e incluso su capacidad visual-espacial. Los investigadores les realizarán una resonancia magnética al comienzo y al final, así como diferentes valoraciones neuropsicológicas durante el desarrollo de la investigación. Pasados tres meses del entrenamiento, volverán a evaluarles para constatar los posibles beneficios del ejercicio cognitivo.

Contador