Publicado 21/10/2020 16:35CET

Investigadores españoles descubren una relación directa entre el metabolismo del embrión y el éxito reproductivo

Embrión de un niño
Embrión de un niño - CLÍNICA MARGEN - Archivo

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

Overture ha presentado en la 76º American Society for Reproductive Medicine (ASRM, por sus siglas en inglés) una investigación que propone una nueva forma de selección embrionaria no invasiva del embrión y predice el éxito en su implantación, gracias a su estudio metabolómico. La investigación, liderada por los doctores José A. Horcajadas y Santiago Munné, ha sido galardonada por su aportación a la medicina reproductiva.

Desde el inicio de la reproducción asistida, la selección embrionaria ha sido la clave para mejorar la tasa de éxito. Saber cuál es el embrión sano y con mayor posibilidad de implantación, es la información que cualquier embriólogo desea saber para llevar a cabo un tratamiento con éxito.

El Diagnóstico Genético Preimplantacional de Aneuploidia (DGP-A) selecciona a los embriones con anomalías cromosómicas (aneuploides). Los embriones aneuploides, o no implantan, o abortan espontaneamente y estos aumentan con la edad materna. El porcentaje de aneuploidías es del 30 por ciento en mujeres jovenes y el 80 por ciento en las de más de 40 años. Sin embargo, al ser el DGP-A una técnica invasiva para el embrión (requiere una biopsia), se ha reducido el análisis masivo de los mismos y solo se realiza por edad o sospecha de una anomalía.

"En este estudio planteamos dar un paso más. Nuestra idea no es solo identificar los embriones con problemas cromosómicos sino también ese 30 por ciento que aun siendo normal (euploide), no implantará por otros motivos", explica el doctor Santiago Munné, uno de los líderes de esta investigación y el pionero del DGP-A.

LA METABOLÓMICA COMO ALTERNATIVA AL DGP

La metabolómica es la ciencia que estudia la huella química que dejan los procesos celulares. "Estudios previos habían sugerido que el metabolismo de un embrión ofrecía una información valiosa sobre su salud y su viabilidad. En esta investigación hemos hallado grandes diferencias de concentración de metabolitos (pequeñas moléculas) en embriones cromosómicamente sanos y aquellos que tenían alguna enfermedad cromosómica, lo que abre la puerta a un diagnóstico no invasivo del embrión sin biopsia y, por tanto, a la mejora de las tasas de éxito en reproducción", detalla Horcajadas.

"El medio de cultivo en el que se desarrolla el embrión, tras una Fecundación in Vitro (FIV), es una fuente de información enorme. Los procesos celulares dejan una huella que hemos podido descifrar. Gracias a este estudio sabemos que la metabolómica no sólo nos va a decir qué embrión es cromosómicamente normal (euploide) o anormal (aneuploide), sino que podría indicarnos su viabilidad en el embarazo, por lo que podríamos mejorar las tasas de éxito de la reproducción en un porcentaje importante, mediante un modelo predictivo", añade.

Para llevar a cabo esta investigación, se ha realizado un estudio metabolómico de un total de 80 muestras de cultivo de embriones procedentes de ciclos de FIV en los que se han desarrollado los embriones entre el día 3 y el día 5.

Un paso clave en el trabajo fue aplicar varias técnicas estadísticas y de aprendizaje automático, para identificar los metabolitos más importantes a utilizar como biomarcadores. Se identificaron un total de sesenta, como los más significativos, y se construyó el algoritmo de diagnóstico.

Los resultados dieron una concordancia con los resultados del DGP clásico (en el que se biopsia una célula del embrión para conocer el número de cromosomas) de una predicción precisa del 97,5 por ciento, con solo una instancia mal clasificada: un embrión euploide se clasificó como aneuploide.

METABOLITOS, LOS NUEVOS MARCADORES CROMOSÓMICOS DEL EMBRIÓN

"Entre las conclusiones de este trabajo, destacamos las diferencias en la concentración de metabolitos en los medios de cultivo de los embriones sanos (euploides) y aquellos que tenían problemas cromosómicos (aneuploides), lo que confirma que podemos inferir el estado metabólico del embrión analizando los compuestos en los medios de cultivo" explica la primera autora del estudio, Sara Cabello.

"Además, el hecho de haber podido identificar algunos metabolitos como posibles biomarcadores, facilita su uso en la práctica clínica permitiéndonos obtener buenos resultados, optimizando los datos. Esta investigación demuestra el poder de la metabolómica en la FIV como una herramienta no invasiva para la selección precisa de embriones euploides", concluye.

Los investigadores de Overture preparan un nuevo estudio internacional, multicéntrico y randomizado, en el que validar la técnica, para poder ofrecerla en los servicios de fertilidad de todo el mundo y así poder disponer de una medicina personalizada a un coste inferior y con menos riesgos.