Publicado 18/12/2020 14:35CET

Investigadores demuestran que fumar cannabis altera la visión y la conducción de consumidores ocasionales

Los investigadores de UNM sugieren que el cannabis puede reducir el dolor crónico de los pacientes hasta en tres puntos en una escala de
Los investigadores de UNM sugieren que el cannabis puede reducir el dolor crónico de los pacientes hasta en tres puntos en una escala de - ESTEBAN LOPEZ - Archivo

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores, pertenecientes al departamento de Óptica de la Universidad de Granada (UGR), ha estudiado los efectos que genera fumar cannabis en distintos parámetros visuales, relacionando dichos efectos con la capacidad para conducir de forma segura, y han observado que altera la visión y la conducción de consumidores ocasionales

Los resultados de este trabajo, dirigido por Carolina Ortiz Herrera y Rosario González Anera, y publicados en la revista 'International Journal of Environmental Research and Public Health', aportan por primera vez evidencias que demuestran que los efectos visuales del cannabis pueden tener un impacto negativo en la capacidad para conducir, comprometiendo la seguridad vial.

Como explica la autora principal, Sonia Ortiz Peregrina, el cannabis es la droga ilegal más consumida en Europa según el último Informe Europeo sobre Drogas 2020. Además, según la Dirección General de Tráfico (DGT), se trata de la droga más detectada en conductores implicados en accidentes de tráfico, encontrándose en el 60% de los que dan positivo.

En el estudio han participado 20 fumadores ocasionales de cannabis. A todos ellos se les realizó una serie de pruebas visuales y se les evaluó su capacidad para conducir con un simulador, tanto en condiciones normales como tras consumir cannabis.

Los resultados han mostrado que, en primer lugar, todos los parámetros visuales estudiados se alteraban tras consumir la droga. Así, la agudeza visual, la sensibilidad al contraste, la visión tridimensional o la capacidad de enfoque del sistema visual empeoraban de forma significativa.

Por otro lado, el rendimiento en la conducción también se veía alterado tras fumar cannabis. Destacaba un peor control de la posición del vehículo ya que, tras fumar cannabis, la distancia recorrida fuera de los límites del carril aumentaba un 50% con respecto a la sesión sin consumo.

Además, se ha visto que existen correlaciones entre un peor rendimiento en la conducción y distintos parámetros visuales. Las asociaciones más fuertes se encontraron entre los test que evalúan visión tridimensional y la capacidad para mantener la posición del vehículo dentro del carril. Esto indica que esta función visual es importante para juzgar de forma precisa la distancia entre el vehículo y los márgenes del carril.