Investigadores del CNIO descubren el origen de la trombocitopenia causada por un oncogen

Proteínas del citoesqueleto
CNIO
Publicado 30/10/2018 18:33:31CET

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un estudio del Grupo de División Celular y Cáncer del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) ha permitido entender a través de MASTL, una proteína cuyo papel en el organismo es aún poco conocido, el origen molecular de la trombocitopenia heredada en ciertos pacientes.

En su estudio, publicado en la revista 'Journal of Clinical Investigation', han demostrado que MASTL tiene una importante función de control del citoesqueleto, la estructura que da forma a las células y condiciona su movilidad y capacidad de agrupación. Así, han conseguido relacionar la proteína con el origen de un tipo heredable de trombocitopenia.

Hasta la fecha, según explican los científicos, se sabía que MASTL tiene un papel en la regulación de la división celular, pero "no se conocía mucho más sobre ella". En 2003, un equipo de investigación estadounidense identificó un grupo de pacientes de trombocitopenia heredada que portaban una mutación en el gen MASTL.

La trombocitopenia es una dolencia caracterizada por niveles bajos de plaquetas en sangre, que lleva a los pacientes a sufrir sangrados incontrolados que pueden dar lugar a hematomas y hemorragias. La de estos pacientes en particular, causada por la mutación en MASTL, se conoce con el nombre de trombocitopenia autosomal dominante no sindrómica, o trombocitopenia-2.

Los investigadores del CNIO decidieron estudiar esa mutación específica con la esperanza de que los llevara a descubrir más sobre las funciones de la proteína. "No había ninguna conexión previa que nos dijera cómo una proteína que regula la división de las células podía regular el número de plaquetas", indica Begoña Hurtado, primera firmante del artículo junto con Marianna Trakala.

ESTUDIO EN RATONES

Para hallar la relación, generaron una estirpe de ratones modificados genéticamente que portaban la misma mutación encontrada en los pacientes de trombocitopenia-2. Junto con la Unidad de Proteómica del CNIO, dirigida por Javier Muñoz, descubrieron que las plaquetas mutantes presentaban una morfología y un contenido de proteínas alterado que daba lugar a un citoesqueleto defectuoso.

El estudio ha descubierto que la mutación en MASTL causa defectos
en el citoesqueleto, que da estabilidad y forma a la célula, además de ser determinante en su movilidad, funcionando a modo de músculo celular. Además, también condiciona la capacidad de interacción y agrupación de las célullas. En el caso de las plaquetas, además, es esencial para formar los trombos que protegen de los sangrados.

Las observaciones han permitido identificar la razón molecular por la que la mutación provoca la trombocitopenia-2 en pacientes, lo que no solo amplía los conocimientos sobre los factores que participan en el origen de la enfermedad, sino que también permite ensayar posibles terapias. Los investigadores del CNIO pudieron evitar el defecto causado por la mutación manipulando otras enzimas del citoesqueleto con inhibidores químicos ya disponibles en la clínica.

IMPLICACIONES EN LA INVESTIGACIÓN DE METÁSTASIS

Pero el hallazgo de que MASTL controla el citoesqueleto puede tener aplicaciones en la investigación de la metástasis del cáncer. "El citoesqueleto es crucial en muchas funciones celulares, pero entre ellas destacan las propiedades de comunicación entre células o de adhesión al
medio, es decir, las relacionadas con la migración y la invasión", explica Marcos Malumbres, jefe del Grupo y director del proyecto.

"En el siguiente paso de nuestras investigaciones analizaremos hasta qué punto la expresión de MASTL en tumores puede modular su capacidad invasiva o metastásica. Esta continuación de los trabajos podría abrir nuevas vías a las posibles aplicaciones de los inhibidores de MASTL en terapias oncológicas", apunta Malumbres, cuyo estudio ha sido financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, Fundació La Caixa, la Fundació la Marató de TV3, la Comunidad de Madrid y la Worldwide Cancer Research.

Contador