Investigadores de BioCruces detectan nuevas claves genéticas sobre el origen de la enfermedad celiaca

Actualizado 25/06/2013 19:01:28 CET

BILBAO, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de BioCruces han descubierto nuevas "claves" genéticas sobre el origen de la enfermedad celiaca a través de dos líneas de investigación. Una de ellas ha permitido constatar que el menor número de copias de beta-defensinas en el ADN del paciente supone menor protección contra la enfermedad celiaca, mientras que la segunda ha observado cambios en los niveles de metilación del ADN en promotores génicos de personas celiacas con la enfermedad activa.

Según ha explicado el Instituto de Investigación Sanitaria, estos nuevos avances se han expuesto en el seminario científico 'Nuevos horizontes en la genética de la enfermedad celíaca: variación en número de copias y metilación de promotores en la ruta NF-kappa-B', a cargo de la investigadora predoctoral de este instituto Nora Fernández.

Estos avances, ha indicado, pueden contribuir desde la genética a determinar con mayor precisión el origen de esta patología. La investigadora, que forma parte del Grupo de Investigaciones Funcionales en la Celiaquía dirigido por José Ramón Bilbao en la Universidad del País Vasco y BioCruces, ha expuesto los estudios realizados sobre "el cluster de las beta-defensinas, que participa en la codificación de algunos genes que funcionan como antibióticos naturales y forman parte de la respuesta inmune innata del organismo, algo muy estrechamente relacionado con la enfermedad celiaca".

Los investigadores de BioCruces, en un artículo publicado en la revista científica internacional 'Human Inmunology', han analizado si el número de copias del cluster de las beta-defensinas se asociaba o no con la enfermedad celiaca. Tras analizar muestras de ADN de pacientes celiacos, se constató que, mientras que la mayoría de las personas presentan habitualmente un número de copias de entre 1 y 8, en los celíacos los números de copia mayores de 4 estaban "mucho menos representados".

La investigación puso de manifiesto que "un número alto de copias del cluster de las beta-defensinas aumenta la protección frente a la enfermedad celiaca". "Al intervenir este cluster en la formación de antibióticos naturales que actúan como barrera, su acción podría ser muy importante para proteger el tracto intestinal, haciéndolo menos permeable a los péptidos tóxicos del gluten en personas no celiacas". han señalado sus responsables.

GLUTEN EN LA DIETA

La segunda de las investigaciones expuestas en el seminario analiza los cambios en los niveles de metilación en promotores génicos, un mecanismo por el cual se regula el nivel de actividad de los genes. Este trabajo surge de un descubrimiento anterior del grupo, que constató que la ruta de señalización NF-kappa-B se encontraba sobreactivada en personas con enfermedad celiaca "de forma constitutiva", lo que supone "probablemente desde antes de la aparición de los síntomas".

A partir de ahí, los investigadores estudiaron los niveles de metilación de varios genes implicados en la ruta. Por primera vez, según han explicado desde BioCruces, se ha podido constatar la existencia de cambios en los niveles de metilación en promotores génicos de personas celiacas con la enfermedad activa, en celiacos que todavía ingerían gluten dentro de su dieta.

Estos cambios, ha manifestado Nora Fernández, se daban de una forma coordinada y desequilibraban la actividad de la ruta NF-kappa-B, alterando sus patrones de expresión.

La investigación, que aún está en proceso de publicación, muestra también que la supresión del gluten de la dieta "hace que se reviertan parcialmente los cambios en los niveles de metilación de estos promotores génicos".

Los responsables del estudio consideran que "es posible que, a la larga, tras la supresión del gluten en la dieta, los cambios en los niveles de metilación de estos promotores génicos se sitúen nuevamente en niveles similares a los de una persona no celiaca".