Publicado 26/10/2020 17:42CET

Investigadores apuntan que un tratamiento contra insuficiencia cardiaca podría revertir el daño estructural del corazón

Imagen ventral de un corazón de ratón neonato, marcado genéticamente para visualizar los vasos coronarios (en verde)
Imagen ventral de un corazón de ratón neonato, marcado genéticamente para visualizar los vasos coronarios (en verde) - CNIC - Archivo

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio multicéntrico ha evidenciado que un tratamiento de la insuficiencia cardíaca emergente podría potencialmente revertir el daño estructural del corazón, permitiéndole curarse a sí mismo con el tiempo. Los investigadores, de la Universidad de Utah Health (Estados Unidos), aseguran que el tratamiento podría eliminar la necesidad de trasplantes de corazón y el uso a largo plazo de bombas de corazón artificiales en ciertos casos.

En su trabajo, publicado en la revista 'Circulation', concluyeron que este enfoque, que combina el uso de medicamentos con el uso temporal de una bomba cardíaca artificial, conocida como dispositivo de asistencia ventricular izquierda (DAVI), podría ayudar a un grupo selecto de pacientes a vivir vidas más largas, más sanas y más productivas.

Lo que no se había apreciado hasta hace relativamente poco es que los DAVI reducen significativamente la tensión en los corazones que fallan. En algunos casos, el uso de los DAVI por períodos limitados de tiempo ha permitido que los corazones "descansen" y remodelen sus estructuras dañadas. Como resultado de estas reparaciones, descritas como "remodelación inversa", la función cardíaca mejora hasta el punto de que el DAVI puede ser eliminado.

En los ensayos iniciales, los investigadores desarrollaron un tratamiento que combina los usos del DAVI con los medicamentos estándar para la insuficiencia cardíaca que se sabe que mejoran la reparación del tejido cardíaco. El tratamiento pareció tener éxito, y varios pacientes sobrevivieron más de tres años después de que se les quitara el DAVI.

Los investigadores reclutaron a 40 pacientes con insuficiencia cardíaca avanzada de entre 18 y 59 años de edad que estaban tan gravemente enfermos que necesitaban la implantación quirúrgica de una bomba DAVI para seguir vivos. En total, 19 pacientes (40%) que fueron tratados con este protocolo que combinaba el apoyo del DAVI con medicamentos estándar para la insuficiencia cardíaca tuvieron una mejora suficiente en su salud cardiovascular para que el DAVI pudiera ser retirado. Estas mejoras incluyeron la realización con éxito de una prueba de seis minutos en una cinta rodante y la obtención de un flujo sanguíneo y una presión arterial sostenidos con el DAVI en configuraciones de bomba baja.

En el seguimiento, los investigadores descubrieron que el 90 por ciento de estos pacientes seguían vivos un año después de la retirada del DAVI, mientras que el 77 por ciento sobrevivió y lo hizo muy bien a los dos y tres años de seguimiento. Este índice de recuperación es significativamente más alto de lo esperado para esta etapa de la enfermedad de insuficiencia cardíaca.

El equipo de investigación llegó a la conclusión de que esta estrategia de apoyo al DAVI combinada con la medicación estandarizada y los chequeos cardiovasculares regulares condujo a altas tasas de extracción del DAVID, lo que demuestra que es un sustituto factible para el trasplante o el uso del DAVI de por vida. Los DAVI son físicamente gravosos y pueden ser una fuente de complicaciones, mientras que los trasplantes de corazón son difíciles de conseguir.

Para leer más