El investigador estadounidense Alexander Varshavsky, Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en Biomedicina

Alexander Varshavsky, Premio Fundación BBVA En Biomedicina
BBVA
Actualizado 31/01/2012 15:01:24 CET

MADRID, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

Alexander Varshavsky, investigador del Instituto Tecnológico de California (Estados Unidos), es el IV Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en Biomedicina, un galardón dotado de 400.000 euros que reconoce a este científico de origen ruso por descubrir los mecanismos implicados en la degradación de las proteínas, cuyo fallo rompe el equilibrio entre creación y destrucción celular y causa la aparición de enfermedades como el Parkinson, el Alzheimer o el cáncer.

El fallo ha sido anunciado este martes por el director de la Fundación BBVA, Rafael Pardo, y el presidente del jurado internacional que ha tomado esta decisión, el Premio Nobel Wermer Arber, cuyos miembros han destacado que las investigaciones de Varshavsky han abierto un nuevo campo de la Biomedicina que tiene implicaciones en el conocimiento de diversas enfermedades y en la búsqueda de nuevos fármacos.

En concreto, Varshavsky ha sido premiado por descubrir la existencia de las ubiquitinas, un conjunto de proteínas pequeñas que forman un sistema clave en la regulación de la destrucción celular, un proceso esencial para mantener el equilibrio entre creación y destrucción celular que necesita un organismo para mantenerse sano.

El sistema de ubiquitinas se encarga de 'etiquetar' las proteínas que deben ser destruidas. Así, estas proteínas pequeñas controla funciones celulares habituales, que van desde el control de la transcripción genética o la síntesis de proteínas hasta la reparación del ADN, la división celular o la respuesta al estrés.

El fallo de este sistema está asociado a la aparición de enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson o el Alzheimer; enfermedades autoinmunes, como la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) o el cáncer. En la actualidad, los investigadores buscan nuevos fármacos para regular el sistema de las ubiquitinas.

UN PREMIO JOVEN PERO CON GRAN PRESTIGIO

A través de una conversación telefónica y una entrevista grabada, Varshavsky manifestó, tras conocer el fallo del jurado, que para él es "un gran honor" recibir este premio tan joven, pero que ha reconocido ya a personalidades tan relevantes. "Me siento un privilegiado por haber contribuido al nacimiento de este campo y por participar en su desarrollo posterior", ha señalado.

Según este investigador, la búsqueda de nuevos fármacos basados en las ubiquitinas es hoy una de las áreas con más actividad. "Hay una ingente investigación médica en marcha, tanto en farmacéuticas como en universidades, para diseñar pequeñas moléculas que o bien inhiban o bien amplifiquen muchos aspectos funcionales de las ubiquitinas", apunta.

Durante su intervención, el científico galardonado ha reconocido que los recortes por la crisis económica en Estados Unidos están perjudicando a la investigación básica, una situación que, dice, podría ser similar "o incluso peor" a la que se está dando en España con estas restricciones de financiación.

"Estamos pasando una mala época para los científicos en Estados Unidos y la única respuesta es no tirar la toalla", ha destacado Varshavsky, quien se queja de la "cortedad de miras" de algunos políticos, que rechazan invertir en ciencia porque no se consiguen resultados inmediatos. En este sentido, ha recalcado que invertir en investigación básica es "lo único inteligente que se puede hacer".

Varshavsky ha sido nominado por el Premio Nobel de Química 2006 Roger Kornberg de la Facultad de Medicina de Stanford en California; Ulrich Hartl del Instituto Max Planck de Bioquímica (Marstinried en Alemania); y Elliot Meyerowitz del Instituto Tecnológico de California, en Estados Unidos.