Publicado 26/11/2021 16:05CET

Invertir en RRHH y nuevas tecnologías, clave para reducir el gasto sanitario en diabetes

Archivo - Mujer mayor con diabetes y la mascarilla en una revisión médica.
Archivo - Mujer mayor con diabetes y la mascarilla en una revisión médica. - TEMPURA/ISTOCK - Archivo

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

Invertir en recursos humanos y en nuevas tecnologías para optimizar el tratamiento de la diabetes es clave para reducir el gasto sanitario y mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes, según han resaltado expertos durante el 'webinar' 'En clave económica: Diabetes y calidad de vida', organizado por la Federación Española de Diabetes (FEDE), en colaboración con Abbott.

"En España hay cerca de 6.000.000 de personas con diabetes y cada día hay 1.100 diagnósticos, lo que supone cerca de 400.000 nuevos casos al año, de los que el 80 por ciento son casos de personas con diabetes tipo 2", ha comentado el presidente de FEDE, Juan Francisco Perán.

Además, aunque este tipo de patología está asociado a la edad y a hábitos de vida sedentarios, "cada vez es más frecuente encontrarse con pacientes jóvenes con diabetes tipo 2", algo muy preocupante según Perán, ante el aumento de casos.

Por su parte, Miguel Ángel Casado, experto en economía y salud, ha apuntado que un estudio llevado a cabo en 2012 reflejaba que el gasto directo sanitario en la asistencia sanitaria a pacientes con diabetes ascendía a 5.800 millones de euros anuales, "lo que aproximadamente podría representar 6.000 millones de euros en 2021".

A la vista de estos costes, para el experto en economía, invertir en educadores en diabetes es "muy barato", en comparación con el gasto sanitario que suponen las complicaciones derivadas de la diabetes. "Hay que invertir en prevención y diagnóstico. Las enfermedades silentes como la diabetes están impactando gravemente en el Sistema Nacional de Salud (SNS)", ha insistido.

Además, ha añadido que, según los últimos estudios, en España "podría haber más de 2.000.000 de personas con diabetes tipo 2 sin diagnosticar". Por esta razón, para el experto urge la contratación de personal de Enfermería, al detallar que "los datos de la UE señalan que hacen falta unas 100.000 enfermeras".

Al respecto también se ha pronunciado el presidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), Javier Escalada, quien ha hecho un llamamiento para que se consolide el reconocimiento de la formación de los enfermeros educadores en diabetes: "Es verdad que hacen falta muchas enfermeras diabetológicas, pero hay que señalar además que la formación no está reconocida".

De hecho, los tres ponentes han lamentado la situación de este tipo de profesionales sanitarios puesto que "cuando una enfermera diabetológica deja su puesto puede ser sustituida por otra persona que no tenga formación en esta materia".

En este sentido, Perán ha añadido que, por este motivo, "FEDE, junto con el Consejo General de Enfermería está trabajando para que se reconozca esos diplomas de acreditación avanzados, que son muy importantes para los pacientes y para los familiares".

Además, Perán también ha señalado que "en Atención Primaria, los pacientes con diabetes tipo 2 son atendidos por los médicos de familia, que apenas tienen tiempo para verlos, y las enfermeras de Atención Primaria no tienen acceso a la formación diabetológica".

Por eso, en opinión del presidente de la FEDE, "el enfermero experto en diabetes en Atención Primaria es el eslabón que falta entre el médico y el paciente, y el que tiene que hacer el seguimiento para que ese tratamiento se cumpla, lo que además serviría como punto de unión con las unidades de Endocrinología de los hospitales".

Otros aspectos que podrían mejorar la atención a los pacientes con diabetes son los sistemas de monitorización flash de glucosa. Estos sistemas "ya han demostrado que ahorran costes al reducir las hipoglucemias y los ingresos hospitalarios derivados".

Así, según ha detallado Casado, un estudio de reciente publicación apunta que "en una cohorte hipotética de 1.000 pacientes con diabetes tipo 2 tratados con una pauta bolo basal durante un año, estos sistemas podrían evitar 5.400 hipoglucemias, de las cuales 1.220 podrían ser graves y 4.187 no graves.

Además, se podrían reducir 48 ingresos hospitalarios. Así, para esta cohorte de 1.000 pacientes, "estos sistemas de monitorización flash producirían un ahorro de entre 580.000 y 600.000 euros al año, lo que supone un 25,1 por ciento respecto del gasto sanitario actual".

Por todo ello, los ponentes han coincidido en la necesidad de que estos dispositivos sean financiados por la Administración, pero, además, que se apueste por la formación de los profesionales sanitarios, puesto que los participantes señalaron que "por mucha tecnología que haya, si no se forma a los profesionales, no se van a obtener resultados".