Actualizado 08/06/2020 16:18 CET

Los trasplantados hepáticos continúan un programa para empoderar a mujeres con discapacidad

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos (FNETH) ha adaptado el 'Programa de Empoderamiento y Activación para el Empleo' de mujeres con discapacidad a la situación de confinamiento para seguir proporcionando atención telemática en siete provincias del país. FNETH desarrolla esta iniciativa en Madrid, gracias al convenio establecido entre "Fundación la Caixa" y COCEMFE.

Con motivo del confinamiento, las acciones presenciales han tenido que ser sustituidas por contactos a través de videoconferencias, del correo electrónico y del teléfono. "Con este programa nos estamos volcando en que ninguna mujer con discapacidad se sienta sola y que pueda seguir ejerciendo sus derechos, cubriendo de esta manera una necesidad no cubierta por otros agentes sociales y organismos", ha señalado la secretaria de Mujer e Igualdad de COCEMFE, Marta Valencia.

Al respecto, ha resaltado que "el género como factor de vulnerabilidad añadido a la discapacidad es un aspecto central de nuestro proyecto y asumimos la responsabilidad de atender a los factores de exclusión y deconstruir las construcciones sociales al respecto, así como garantizar la inclusión de la mujer con discapacidad en igualdad de condiciones".

En Madrid, este programa atendió el año pasado a un total de 64 mujeres con discapacidad, a través de 27 itinerarios personalizados de inserción sociolaboral y las 145:20 horas de atención individual proporcionada, consiguiendo la inserción laboral de 14 mujeres con discapacidad. Además, se celebraron diferentes sesiones de formación y sensibilización (8 horas) y de habilidades prelaborales y alfabetización tecnológica (63 horas).

"A día de hoy, las mujeres con discapacidad tienen menos recursos económicos derivados de la actividad laboral o procedentes del sistema público de protección social, a lo que se suman mayores dificultades para el acceso a la educación, formación, empleo y al sistema sociosanitario, así como a una mayor incidencia de los diferentes tipos de violencia", argumentan.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2017, solo el 25,6 por ciento de las mujeres con discapacidad se encontraban ocupadas en relación al empleo y además, las mujeres con discapacidad asalariadas percibieron 8.743,5 euros menos de salario medio bruto anual que los hombres sin discapacidad, 3.249 euros menos que los hombres con discapacidad y 2.837,2 euros menos que las mujeres sin discapacidad.

Para leer más