La inmunidad contra el dengue brindó protección en el epicentro del brote de Zika

Publicado 08/02/2019 7:04:36CET
- NIAID - Archivo

MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

Cuando el virus del Zika llegó a las Américas a principios de 2015, golpeó con fuerza e infectó al 73 por ciento de las personas de una comunidad brasileña en el epicentro de la pandemia, según un nuevo estudio dirigido por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale, en New Haven, Connecticut, Estados Unidos. El estudio, realizado en colaboración con la Fundación Oswaldo Cruz-Ministerio de Salud de Brasil y socios internacionales, se publica en 'Science'.

Los resultados confirman por qué la epidemia de defectos de nacimiento asociados con el Zika fue tan grave en Brasil. "La tasa de infección extremadamente alta entre las mujeres embarazadas de comunidades empobrecidas, como nuestro sitio de estudio, fue sin duda la razón principal por la que tuvimos un gran brote de microcefalia entre los bebés a finales de 2015", dice uno de los principales autores del estudio, Albert Ko, profesor de la Escuela de Salud Pública de Yale.

La investigación también revela que las personas que tenían anticuerpos contra el dengue, otro virus común transmitido por mosquitos que circula en gran parte de las regiones tropicales del mundo, poseían menos probabilidades de infectarse con Zika durante el brote.

Los virus del Zika y el dengue comparten muchas similitudes genéticas y circulan en las mismas regiones. Una pregunta abierta ha sido si los anticuerpos generados a partir de una infección por dengue protegen a las personas o las hacen más susceptibles a una infección por Zika.

"Este estudio es el primero en evaluar esta cuestión y demostrar que la inmunidad al dengue puede proteger contra una infección por Zika en poblaciones humanas", afirma Federico Costa, profesor asociado de la Universidad Federal de Bahía, en Brasil, y profesor adjunto asociado de la Escuela de Salud Pública de Yale.

ALTAS TASAS DE INMUNIDAD

Los investigadores siguieron a 1.453 residentes de una comunidad de chabolas densamente poblada en la ciudad de Salvador, en Brasil, durante el brote de Zika de 2015. Utilizaron una prueba novedosa para identificar infecciones por Zika en evaluaciones de grandes poblaciones.

Aunque la tasa general de infección fue alta en el vecindario estudiado, los investigadores encontraron grandes diferencias en el riesgo de infección por Zika en distancias cortas. Dependiendo de dónde vivían las personas, las tasas de infección variaban desde un mínimo del 29 por ciento hasta un máximo del 83 por ciento.

Los autores afirman que, aunque hubo focos de la comunidad que no se vieron afectados por el Zika durante el brote, la gran mayoría de la población se infectó con el virus altamente transmisible y desarrolló inmunidad a este virus, que a su vez condujo a la extinción de la transmisión y causó la atenuación del brote.

"La pandemia de Zika ha creado altas tasas de inmunidad contra este virus en las Américas, lo que constituirá una barrera para los brotes en los próximos años", apunta Isabel Rodríguez-Barraquer, profesora asistente de la Universidad de California en San Francisco, Estados Unidos.

Para leer más