Publicado 02/07/2022 08:29

¿Influye el verano en el riesgo de sufrir un aborto espontáneo?

Archivo - Embarazada
Archivo - Embarazada - QUIRONSALUD - Archivo

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

Hasta el 30 por ciento de los embarazos terminan en aborto espontáneo, definido como la pérdida del feto antes de las 20 semanas de gestación. Hasta la mitad de estos son inexplicables, y existen pocos factores de riesgo conocidos para estas pérdidas de embarazo, que pueden provocar un trastorno de estrés postraumático, depresión y ansiedad.

Ahora, un nuevo estudio publicado en la revista 'Epidemiology' y dirigido por investigadores de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston (BUSPH), en Estados Unidos, ha descubierto que el riesgo de aborto espontáneo puede aumentar en los meses de verano.

El estudio investigó las diferencias estacionales en el riesgo de aborto espontáneo y descubrió que las embarazadas de Norteamérica tenían un 44 por ciento más de riesgo de sufrir un aborto espontáneo temprano (en las primeras ocho semanas de embarazo) en los meses de verano (en particular a finales de agosto) que seis meses antes, en febrero.

El riesgo de aborto espontáneo durante cualquier semana de embarazo era un 31 por ciento mayor a finales de agosto, en comparación con finales de febrero. Desde el punto de vista geográfico, los resultados mostraron que las embarazadas del Sur y del Medio Oeste, donde los veranos son más calurosos, eran más propensas a experimentar esta pérdida a finales de agosto y principios de septiembre, respectivamente.

Estos resultados sugieren que es necesario realizar más investigaciones para comprender el papel que pueden desempeñar el calor extremo y otras exposiciones ambientales o de estilo de vida relacionadas con el calor en la pérdida inesperada del embarazo.

"Cada vez que se observa una variación estacional en un resultado, puede dar pistas sobre las causas de ese resultado", dice la doctora Amelia Wesselink, autora principal del estudio y profesora asistente de investigación de epidemiología en BUSPH.

"Descubrimos que el riesgo de aborto espontáneo, en particular el riesgo de aborto 'temprano' antes de las ocho semanas de gestación, era mayor en verano", reitera, para añadir que ahora será necesario profundizar en ello para entender "qué tipo de exposiciones son más frecuentes en verano y cuáles de ellas podrían explicar el mayor riesgo de aborto".

Para el estudio, Wesselink y sus colegas analizaron los datos de la encuesta sobre la pérdida de embarazos entre las planificadoras de embarazos en el Estudio de Embarazo en Línea basado en BUSPH ('PRESTO'), un estudio en curso financiado por el NIH desde 2013 que inscribe a las mujeres que intentan concebir, y las sigue desde la preconcepción hasta seis meses después del parto.

Todas las participantes de 'PRESTO' proporcionan información de referencia sobre sociodemografía, estilo de vida e historial médico y, para este estudio, los investigadores se centraron en 6.104 participantes que concibieron en los 12 meses siguientes a su inscripción. Proporcionaron información sobre la pérdida del embarazo de cualquier tipo, la fecha de la pérdida y las semanas de gestación en el momento de la pérdida.

De esta forma, los resultados empiezan a llenar un vacío de información sobre los patrones estacionales de los abortos espontáneos. Los estudios anteriores se basaban en datos clínicos o de fertilidad, que probablemente pasaban por alto los abortos espontáneos que se producían al principio de la gestación (y, por tanto, fuera del hospital) y entre las parejas que no tenían problemas de fertilidad.

LA EXPOSICIÓN AL CALOR

Una hipótesis es que el aumento del riesgo de aborto espontáneo en verano se debe a la exposición al calor. "Pocos estudios han examinado la asociación entre el calor y el riesgo de aborto espontáneo, por lo que este es definitivamente un tema que justifica una mayor exploración", dice Wesselink.

Sin embargo, los investigadores sostienen que los médicos, los responsables políticos y los expertos en clima ya pueden tomar medidas para mitigar los posibles riesgos asociados a la exposición al calor durante el embarazo.

"Sabemos que el calor se asocia a un mayor riesgo de otros resultados del embarazo, como el parto prematuro, el bajo peso al nacer y la mortinatalidad, en particular", afirma Wesselink. "Las orientaciones médicas y los mensajes de salud pública (incluidos los planes de acción contra el calor y las políticas de adaptación al clima) deben tener en cuenta los posibles efectos del calor en la salud de las embarazadas y sus bebés", concluye.