Publicado 22/02/2021 08:18CET

¿Por qué las infecciones de orina son menos frecuentes en el hombre, pero sí más peligrosas?

Archivo - Hombre, pene, fecundación in vitro, vasectomía
Archivo - Hombre, pene, fecundación in vitro, vasectomía - MARGEN - Archivo

    MADRID, 22 Feb. (EDIZIONES) -

   Es raro que una mujer no haya tenido alguna vez en su vida una infección de orina, a la vez que es poco frecuente que un hombre presente infecciones de orina. Se trata de una infección que se puede producir en cualquier parte del aparato urinario: Los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra; aunque la mayor parte ocurren en las vías urinarias inferiores (la vejiga y la uretra).

   Según recuerda en este sentido la Clínica Mayo estadounidense, las mujeres son más propensas a contraer una infección urinaria que los hombres. "La infección que se limita a la vejiga puede ser dolorosa y molesta. Sin embargo, puedes tener consecuencias graves si la infección urinaria se extiende a los riñones", advierte la entidad.

   En este sentido, el doctor Manuel Sánchez Chapado, jefe de Servicio de Urología del Hospital Universitario Principie de Asturias (Madrid) y catedrático de Urología en la Universidad de Alcalá explica que esa menor frecuencia de la infección urinaria en el varón que en la mujer se debe a las diferencias anatómicas del aparato urinario, mas corto en la mujer, y a las diferencias en las condiciones ambientales facilitadoras de la infección.

   "Los agentes causales de la infección son bacterias intestinales que ascienden a través de la uretra. La menor longitud de la uretra femenina y las propiedades antibacterianas del fluido prostático en el varón determinan la diferenciación de la infección urinaria según el sexo", aclara.

   Así, detalla que la infección urinaria en el varón suele estar relacionada con la manipulación de la vía urinaria y con anomalías estructurales (obstrucción de las vías de excreción de la orina) o funcionales del aparato urinario. "Por ello se suele considerar a la infección urinaria en el varón como 'infección complicada'", apostilla el experto.

   De hecho, cita que las alteraciones obstructivas mas frecuentes asociadas a la infección urinaria del varon son las litiasis (cólico nefritico y fiebre) y la patología tumoral prostática (hiperplasia benigna y carcinoma).

SÍNTOMAS DE LA INFECCIÓN URINARIA EN EL HOMBRE

   En concreto, detalla que los síntomas de la Infección del Tracto Urinario (ITU) en el varón son similares a los de la infección urinaria en la mujer: Elevada frecuencia miccional con urgencia, escozor, dolor miccional, dificultad miccional, sensación de micción incompleta, y hematuria (sangre en orina). "Cuando la infección compromete a la próstata, rincones y vías seminales, también cursa con fiebre elevada", agrega.

   El doctor Sánchez Chapado subraya que el diagnóstico se confirma ante la presencia de los síntomas anteriormente citados, así como con análisis de orina donde se identifica el gérmen que causa la infección, de forma que así puede valorarse el antibiótico adecuado para el tratamiento. "Para el diagnóstico de las posibles alteraciones anatómicas/funcionales en el aparato urinario, se usan los ultrasonidos (ecografía) y estudios radiológicos", añade.

   Por otro lado, el jefe de Servicio de Urología del Hospital Universitario Príncipe de Asturias (Madrid) indica que en el tratamiento de la ITU del varón se contempla el tratamiento del agente causal y de las alteraciones estructurales/funcionales asociadas.

   "El tratamiento del agente causal, mayoritariamente microorganismos de origen intestinal (enterobacterias), se hará según sea el patrón de sensibilidad del microorganismo y de la existencia de compromiso de la próstata (prostatitis), epidídimo (epididimitis), o riñón (pielonefritis). En estos casos se exigen pautas de tratamiento más prolongadas, y a poder ser, con antimicrobianos que tengan más capacidad para difundir al interior de los órganos comprometidos. El tratamiento indicado en estos casos será el específico de cada patología", sentencia.