Las infecciones bucodentales pueden perjudicar el rendimiento físico de los deportistas

Publicado 19/02/2015 12:26:52CET
FLICKR/GIUSEPPE MILO

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las infecciones bucodentales pueden perjudicar el rendimiento físico de los deportistas, ya sean amateurs o profesionales, y cuando estas afectan al tejido circundante del diente pueden dar lugar a lesiones musculares y articulares, debido a que las bacterias se distribuyen a todo el organismo a través de la sangre, que las va depositando en los músculos y en las articulaciones, produciendo cansancio, según el secretario general del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, José Santos.

"Como consecuencia, se ralentiza la contracción-relajación del músculo con pérdida de tono fibrilar, lo que provoca sensación de fatiga e inflamación articular. Esto deriva en lesiones, sobre todo en deportistas que someten sus miembros a auténticos desgastes, siendo muy fácil que se produzcan desgarros, dolores articulares o lesiones tendinosas con una tardía recuperación", ha explicado el experto.

"Una boca en mal estado perjudica nuestra forma física y puede generar, entre otros, problemas de equilibrio, lesiones musculares, dolores de cabeza y calambres", ha destacado por su parte el director médico de Vitaldent, Gustavo Camañas. Además, las bacterias presentes en las infecciones bucodentales, "están relacionadas con la diabetes, problemas respiratorios, musculares, articulares y/o cardiovasculares", ha añadido.

Según ha explicado Camañas, los deportistas tienen mayor probabilidad de sufrir problemas bucodentales ya que "la composición química de la saliva cambia al hacer deporte, volviéndose más alcalina a medida que progresaba el ejercicio, lo que fomenta el desarrollo de placas de sarro en los dientes".

Además, las personas que practican ejercicio físico con regularidad también "tienden a sufrir más caries y mayor desgaste dental que el resto de la población, debido a la deshidratación, la ingesta de productos ricos en glucosa o de bebidas con un PH bajo", han asegurado los expertos. También en algunos deportes en los que se mantiene un contacto continuo con los agentes químicos de las piscinas, como la natación o el 'waterpolo', "se produce una mayor agresión y la aparición de un tono amarillento en los dientes", han agregado.

Asimismo, otro de los principales problemas a los que se enfrentan aquellos que practican deporte son los traumatismos dentales. "Más de cinco millones de piezas dentales se pierden al año entre la población, siendo el traumatismo deportivo el causante de hasta el 39 por ciento de los casos", han indicado. Además, es en la práctica de deportes de menor riesgo, como el fútbol, el baloncesto o el balonmano, donde "existe mayor incidencia de pérdida de piezas dentales ya que en ellos, no son obligatorios los protectores dentales a diferencia de lo que ocurre en otros deportes como el boxeo o el 'rugby'".