Publicado 07/09/2021 07:51CET

La infección por COVID-19 no parece afectar a la función pulmonar de los más jóvenes

Archivo - Chico jovén con mascarilla.
Archivo - Chico jovén con mascarilla. - ALEXANDRA_KOCH/PIXABAY - Archivo

MADRID, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

La infección por COVID-19 no parece afectar a la función pulmonar de los adultos jóvenes, y tampoco en los niños y los adolescentes, según una nueva investigación presentada en el Congreso Internacional de la Sociedad Respiratoria Europea.

En el primer estudio sobre el impacto de la infección por COVID-19 en la función pulmonar, los investigadores dirigidos por la doctora Ida Mogensen, becaria postdoctoral del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia), descubrieron que incluso los pacientes con asma no mostraban un deterioro estadísticamente significativo de la función pulmonar, aunque había una tendencia a medir ligeramente menos la cantidad de aire que podían exhalar por la fuerza en un segundo, lo que se conoce como volumen de aire espirado forzado en un segundo (FEV1), que es una de las medidas de la función pulmonar.

Un segundo estudio también presentado en el congreso ha demostrado que la función pulmonar de los niños y adolescentes tampoco se vio afectada tras la infección por COVID-19, aparte de los que experimentaron una infección grave.

La doctora Mogensen comenta que "la pandemia de COVID-19 ha planteado preguntas sobre si el pulmón se ve afectado, y cómo, tras la eliminación de la infección por coronavirus, especialmente en los jóvenes de la población general con una enfermedad menos grave. Hasta ahora, esto no se sabía".

El equipo investigador reunió información de 661 jóvenes con una edad media de 22 años que formaban parte de un gran estudio en el que participaron niños nacidos entre 1994 y 1996 en Estocolmo, y que han sido seguidos por los investigadores desde entonces. El examen clínico prepandémico más reciente se realizó entre 2016 y 2019. Los exámenes en el seguimiento de COVID-19 tuvieron lugar entre octubre de 2020 y mayo de 2021. Los datos recogidos incluyeron mediciones de la función pulmonar, la inflamación y los glóbulos blancos llamados eosinófilos, que forman parte del sistema inmunitario.

De los 661 participantes, 178 (27%) tenían anticuerpos contra el SARS-CoV-2, lo que indicaba que habían sido infectados. Los investigadores midieron el FEV1, la FVC (capacidad vital forzada, que representa el volumen de aire en los pulmones que puede exhalarse después de tomar la respiración más profunda posible) y la relación FEV1/FVC, que es un indicador del estrechamiento de las vías respiratorias. Calcularon los cambios en la función pulmonar entre el periodo anterior a la pandemia y durante la misma. Luego compararon el porcentaje de cambio con los participantes que no habían sido infectados.

"Nuestro análisis mostró una función pulmonar similar independientemente de los antecedentes de COVID-19 --explica Mogensen--. Cuando incluimos en el análisis a 123 participantes con asma, el 24% que había tenido COVID-19 tendía a tener una función pulmonar ligeramente inferior, pero esto no fue estadísticamente significativo".

No hubo diferencias en la función pulmonar entre los pacientes que habían tenido COVID-19 con respecto a los eosinófilos, los indicadores de inflamación, las respuestas a la alergia o el uso de corticosteroides inhalados.

"Estos resultados son tranquilizadores para los adultos jóvenes. Sin embargo, seguiremos analizando los datos de más personas --anuncia--. En particular, queremos examinar más detenidamente a las personas con asma, ya que el grupo de este estudio era bastante pequeño. También tenemos curiosidad por saber si la duración de la infección es importante, así como la gravedad de la enfermedad y los síntomas".

El segundo estudio, presentado por la doctora Anne Schlegtendal, especialista en medicina pediátrica y del adolescente y en neumología pediátrica del Hospital Infantil Universitario de la Universidad del Ruhr-Bochum (Alemania), analizó los efectos a largo plazo de la infección por COVID-19 entre agosto de 2020 y el 21 de marzo en 73 niños y adolescentes de entre cinco y 18 años.

"Aunque los niños y los adolescentes tienden a sufrir síntomas menos graves de la infección por COVID-19 que los adultos, hasta la fecha sólo hay pruebas preliminares sobre los efectos a largo plazo de COVID-19 en la función pulmonar en niños y adolescentes --apunta Schlegtendal--. Es importante evaluar esto dado el hecho de que los niños de todo el mundo se infectarán potencialmente con el SARS-CoV-2 mientras las vacunas se reserven predominantemente para los adultos y los grupos de alto riesgo".

Ella y sus colegas realizaron pruebas de la función pulmonar entre dos semanas y seis meses después de la infección por COVID-19 y compararon los resultados con un grupo de control de 45 niños que no habían sido infectados por el coronavirus pero que podían haber tenido alguna otra infección. Los participantes tenían diferente gravedad de la enfermedad. Una infección se consideraba grave si los pacientes sufrían disnea, fiebre superior a 38,5 grados durante más de cinco días, bronquitis, neumonía o permanecían en el hospital durante más de un día.

Diecinueve niños y adolescentes del grupo COVID-19 presentaban síntomas persistentes o nuevos tras la infección por el SRAS-CoV-2; ocho declararon al menos un síntoma respiratorio, seis de los cuales sufrían problemas respiratorios continuos y dos tenían tos persistente. Dos de estos ocho pacientes mostraron una función pulmonar anormal.

"Cuando comparamos a los pacientes de COVID-19 con el grupo de control, no encontramos diferencias estadísticamente significativas en la frecuencia de la función pulmonar anormal. Se produjeron en el 16% del grupo de COVID-19 y en el 28% del grupo de control. Sin embargo, un análisis más detallado reveló una reducción del volumen de aire en los pulmones que puede exhalarse tras una respiración profunda -capacidad vital forzada- en los pacientes que habían sufrido una infección grave, ya sea por COVID-10 o por alguna otra infección", añade Schlegtendal.

"Estos resultados deberían tranquilizar a los niños, los adolescentes y sus familias --resalta--. La gravedad de la infección resultó ser el único factor predictivo de los cambios leves en la función pulmonar, y esto es independiente de la infección por COVID-19. La discrepancia entre los problemas respiratorios persistentes y la función pulmonar normal sugiere que puede haber una causa subyacente diferente, como la respiración disfuncional, que es un problema que también se ha identificado en los adultos".

Anita Simonds, presidenta de la Sociedad Respiratoria Europea, consultora honoraria de Medicina Respiratoria y del Sueño en el Hospital Royal Brompton y profesora de Medicina Respiratoria y del Sueño en el NHLI del Imperial College de Londres (Reino Unido), que no participó en la investigación, destaca que "los resultados de estos dos estudios proporcionan una importante garantía sobre el impacto de la infección por COVID en la función pulmonar de niños y adultos jóvenes".

"Ya sabemos que este grupo tiene menos probabilidades de sufrir una enfermedad grave si contrae el virus, y estos estudios, que incluyen grupos de comparación sin COVID-19, muestran que también es menos probable que sufran consecuencias a largo plazo con respecto a la función pulmonar", prosigue.

En su opinión, "nuevas investigaciones podrían arrojar más luz sobre los efectos para las personas con asma o que sufren una infección respiratoria grave, ya sea por COVID-19 o por otra causa infecciosa. Estas personas pueden ser más vulnerables a los efectos a largo plazo sobre la función pulmonar y subraya la importancia de que toda persona elegible se vacune contra COVID-19 para reducir la propagación general de la enfermedad", concluye.

Contador