Incontinencia urinaria: qué es, a quién afecta y cómo puede tratarse

Incontinencia urinaria
PIXABAY - Archivo
Publicado 08/03/2019 14:29:49CET

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

La incontinencia urinaria, cuyo Día Mundial se conmemora el próximo jueves, es una patología no letal, pero que puede afectar considerablemente la calidad de vida de quien la padece.

La Sociedad Internacional de la Continencia define la incontinencia urinaria como "cualquier queja de pérdida involuntaria de orina". Afecta a más de 400 millones de personas en todo el mundo y a 6,6 millones de personas aproximadamente en España, un 15 por ciento de la población. De hecho, es más prevalente que enfermedades como la diabetes, la artrosis o la osteoporosis, que afectan al 10,5 por ciento, al 10 por ciento y al 8,5 por ciento, respectivamente.

Se trata de una patología silenciosa, pues no se consigue tener registro real de todos los casos por el pudor que todavía se tiene al reconocimiento de sufrir pérdidas de orina, hecho que limita la solicitud de ayuda terapéutica para solucionar dichos síntomas.

"Las pérdidas de orina condicionan las actividades sociales, de ocio, laborales, sexuales y la imagen personal lo que en numerosas ocasiones origina la aparición de trastornos psicológicos por verse incapacitados para realizar ciertas actividades, acudir a diferentes sitios o según con quien, llevar a cabo su actividad profesional o no poder mantener relaciones íntimas o hacerlo con la incomodidad del miedo al escape o al olor", ha explicado la fisioterapeuta especializada en suelo pélvico del Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre (Valencia), Carla Talens.

TIPOS

1. Incontinencia urinaria de esfuerzo es la percepción del escape de orina con el esfuerzo, como una tos, estornudo, salto, agacharse, risa o en relaciones íntimas.

2. Incontinencia urinaria de urgencia es la pérdida involuntaria de orina acompañada o inmediatamente precedida de urgencia o prisa por orinar.

3. Incontinencia urinaria mixta es la percepción de pérdida involuntaria de orina asociada tanto a la urgencia como al esfuerzo.

4. Enuresis nocturna es la pérdida de orina que ocurre durante el sueño. Continua es la permanente pérdida de orina.

5. Síndrome de urgencia-frecuencia. No es un tipo de incontinencia sino una situación previa a una posible incontinencia de urgencia en caso de no tratarse. Se caracteriza por la presencia de urgencia urinaria acompañada de frecuencia miccional aumentada y nocturna en ausencia de una infección del tracto urinario o de otras patologías.

La incontinencia afecta más a las mujeres que a los hombres aunque estos no están exentos de padecer pérdidas de orina. La principal diferencia entre sexos es el embarazo y la paridad, condiciones inherentes al sexo femenino.

Es por ello por lo que la aparición de pérdidas de orina en las mujeres también suele aparecer a edades más tempranas que en los hombres, cuyo principal factor de riesgo para la incontinencia son las prostatectomías, la extirpación de la próstata por la existencia de un tumor benigno o maligno en ella.

A pesar de los esfuerzos de educación de la población y del personal sanitario que se han hecho en los últimos 20 años, existen problemas culturales y falsas ideas en la población de que es un problema inevitablemente ligado a la edad, sin solución o con difícil solución y a menudo vergonzante. Todo ello lo convierte, muchas veces, en un tema tabú del que no se habla, y lleva finalmente a que no se consulte con el médico.

"Es importante transmitir a la población la idea de que la incontinencia es una patología altamente frecuente, en ambos sexos, a cualquier edad, por diferentes causas y, lo más importante, con posibilidad de tratamiento desde diferentes disciplinas sanitarias", defiende Carla Talens.

Por ello se debe poner en conocimiento de los profesionales especialistas en dicha patología para iniciar así la terapia más adecuada en cada caso con objeto de controlar y resolver la incontinencia.

TRATAMIENTO

Para los tipos de incontinencia existen diversas líneas y alternativas de tratamiento. "El tratamiento fisioterápico para la IU resuelve la patología en el 80% de los casos", ha afirmado Carla Talens.

La Clinica Mayo también se refiere a realizar un entrenamiento de la vejiga, orinar dos veces, tener horarios programados para ir al baño y controlar los líquidos y la dieta.

Contador