Publicado 09/04/2021 16:31CET

Incluso los niveles "seguros" de CO pueden ser perjudiciales para la salud

Archivo - 11 February 2019, Hamburg: Glowing coal lies on a metal screen above the tobacco in the head of a water pipe in a shisha bar. The operators of shisha bars in Hamburg are to be obliged by law to protect their guests from carbon monoxide poisoning
Archivo - 11 February 2019, Hamburg: Glowing coal lies on a metal screen above the tobacco in the head of a water pipe in a shisha bar. The operators of shisha bars in Hamburg are to be obliged by law to protect their guests from carbon monoxide poisoning - Christian Charisius/dpa - Archivo

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los datos recogidos en 337 ciudades de 18 países muestran que incluso un ligero aumento de los niveles de monóxido de carbono (CO) en el ambiente procedentes de los automóviles y otras fuentes se asocia a un aumento de la mortalidad.

Un equipo científico dirigido por el profesor adjunto de la Escuela de Salud Pública de Yale Kai Chen analizó los datos, que incluían un total de 40 millones de muertes entre 1979 y 2016, y los sometió a un modelo estadístico. La investigación, publicada en la revista 'The Lancet Planetary Health', también descubrió que incluso la exposición a corto plazo al CO ambiental, en niveles inferiores a las directrices actuales de calidad del aire y considerados "seguros", tenía una asociación con el aumento de la mortalidad.

En general, un aumento de 1 mg/m3 en la concentración media de CO del día anterior se asoció con un aumento del 0,91 por ciento en la mortalidad total diaria, según el estudio. Esto sugiere que podrían conseguirse considerables beneficios para la salud pública reduciendo las concentraciones de CO en el ambiente mediante un control más estricto de las emisiones del tráfico y otras medidas.

Chen y sus colegas también descubrieron que la curva de exposición-respuesta era más pronunciada a niveles diarios de CO inferiores a 1 mg/m3, lo que indicaba un mayor riesgo de mortalidad por incremento de la exposición al CO, y esto persistía en concentraciones diarias tan bajas como 0,6 mg/m3 o menos. Los resultados revelan que no hay pruebas de un valor umbral por debajo del cual la exposición al CO ambiental pueda considerarse "segura".

La norma nacional de calidad del aire ambiente de Estados Unidos para el CO ambiental (aproximadamente 7 mg/m3 para la media diaria) se estableció en 1971 y no se ha revisado en las últimas cinco décadas. La misma directriz de calidad del aire para el CO se ha aplicado en otras regiones, como Europa, mientras que en China se estableció como norma de calidad del aire un valor inferior de 4 mg/m3.

Las conclusiones del estudio sugieren la necesidad de revisar las directrices mundiales y nacionales de calidad del aire para el CO y, además de las normas para un solo contaminante, las políticas deberían ampliarse para abordar las mezclas de contaminación atmosférica relacionadas con el tráfico.

"Estos resultados tienen importantes implicaciones para la salud pública. Millones y millones de personas viven en entornos con niveles elevados de CO y en entornos en los que los niveles de CO están dentro de las directrices actuales consideradas 'rango seguro'", detalla Chen.