Publicado 18/06/2020 14:28CET

La impresión 3D, clave para el desarrollo de la medicina personalizada de precisión

Impresión 3D de mascarillas
Impresión 3D de mascarillas - OFINNOVA - Archivo

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Manuel Desco, catedrático en Departamento Bioingeniería e Ingeniería Aeroespacial, de la Universidad Carlos III y jefe de servicio de la Unidad de Medicina y Cirugía Experimental, del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, ha resaltado cuál es la importancia de la impresión 3D para la aplicación de la medicina personalizada de precisión.

"La impresión 3D tiene particular relevancia en el marco de la medicina personalizada de precisión ya que permite aproximaciones terapéuticas no estándar, adaptadas a las necesidades de cada paciente", señala el especialista, en cuya unidad se han llegado a fabricar más de 12.000 componentes en 3D durante la epidemia, desde viseras de protección personal, componentes de circuitos de ventilación mecánica, conectores e incluso ventiladores mecánicos de emergencia", ha explicado en 'Impresión 3D en la crisis del coronavirus, ¿qué estamos aprendiendo?', la última entrega de las seis reflexiones virtuales de la Fundación Instituto Roche en su iniciativa '#FIRmásallá'.

A juicio de este especialista, la versatilidad de esta tecnología y su popularización ha permitido un abaratamiento de los costes, ampliando su abanico de posibilidades reales, desde la personalización de las prótesis, hasta la impresión de modelos anatómicos para docencia, para explicar al propio paciente su patología, o para la simulación y entrenamiento del propio cirujano de manera que pueda planificar el mejor abordaje quirúrgico.

Frente a esta ampliación de las posibilidades, Desco también señala los retos de futuro de la impresión 3D en medicina, y que la pandemia de coronavirus ha puesto de manifiesto en poco tiempo ante la necesidad de fabricar rápidamente ciertos componentes deficitarios durante la crisis: "Hablamos de un proceso muy complejo que requiere equipos multidisciplinares, en los que participan radiólogos, ingenieros, cirujanos... Y que al mismo tiempo tiene que cumplir con todos los requisitos y certificaciones legales para asegurar la calidad y la seguridad del paciente, así como la propiedad intelectual".

Por eso, de cara al futuro, vislumbra un entorno en el que prime la colaboración entre hospitales y otras empresas tecnológicas, para llevar a cabo alianzas público-privadas que permitan co-crear estos dispositivos personalizados e impresos en 3D, con seguridad para el paciente y todas las certificaciones necesarias.