Publicado 07/05/2020 10:32:36 +02:00CET

Identifican en ratones una proteína clave para garantizar la regeneración del hígado

Workplace modern laboratory for molecular biology test on blue background
Workplace modern laboratory for molecular biology test on blue background - JACOBSTUDIO - Archivo

   MADRID, 7 May. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona (UB) y del Centro de Investigación Biomédica CELLEX (IDIBAPS), en colaboración con científicos de la Universidad de Sydney, la Universidad de Londres y el Instituto de Investigación Sant Joan de Déu, han identificado en un estudio con ratones una proteína clave para garantizar la recuperación y la regeneración adecuadas del hígado tras la cirugía hepática o un trasplante.

   En concreto, el trabajo, publicado en la revista 'Hepatology' y liderado por los profesores del departamento de Biomedicina Carles Rentero y Carles Enrich, ha demostrado que la regeneración del hígado después de una resección (operación que consiste en extirpar una parte del órgano) no se producía en ratones sin la proteína Anexina A6 (AnxA6).

   A juicio de los investigadores, los resultados obtenidos son "altamente relevantes" para el número creciente de pacientes que sufren trastornos hepáticos graves en todo el mundo. Y es que, para estas dolencias, la única cura es un trasplante de hígado, generalmente parcial, y después es necesario que el órgano se reconstruya de forma completa y saludable.

   El hígado de los mamíferos tiene una gran capacidad para regenerarse después de una resección, un traumatismo o una intoxicación, pero también en determinadas situaciones fisiológicas, como el embarazo o la lactancia. Esta característica del hígado es la base del éxito del trasplante a partir de donante vivo.

   En este estudio, los investigadores han estudiado en ratones la función de AnxA6, una de las proteínas más abundantes del hígado. "Se trata del primer estudio que identifica la función de esta proteína en el hígado in vivo, ya que se conoce muy poco de su función tanto en procesos fisiológicos como de enfermedad", ha explicado Enrich.

   De hecho, los resultados muestran cómo la regeneración de este órgano tras la resección hepática no se producía en ratones sin la proteína citada, lo que provocaba la muerte de los animales. Esto se ha asociado con una caída irreversible de los niveles de glucosa en sangre, un elemento fundamental en el funcionamiento hepático.

MEJORA DE LA SUPERVIVENCIA

   "Para reconstruir un hígado sano después de una resección, proceso denominado regeneración hepática, el remanente del órgano debe asumir las muchas funciones críticas que tiene, como por ejemplo mantener los niveles de glucosa en la sangre entre las comidas. Para que tenga lugar esa regeneración, los músculos deben descomponer proteínas con el fin de proporcionar sus constituyentes básicos, los aminoácidos, de modo que las células del hígado puedan captar y utilizar esas moléculas para elaborar glucosa", ha comentado Rentero.

   En ese sentido, los investigadores han observado que los ratones sin AnxA6 no tenían unas moléculas básicas para poner en marcha la elaboración de glucosa. "El estudio muestra que los transportadores SNAT4, unas proteínas de la membrana celular encargadas de captar aminoácidos, no aparecen en la superficie de las células del hígado de estos ratones, lo que imposibilita la captación de aminoácidos fundamentales como la alanina de la sangre, y por lo tanto la producción de glucosa", ha detallado Enrich.

   Así, el investigador ha informado de que la reinserción en el hígado de AnxA6 mediante terapia génica o la aportación de glucosa a la bebida de los ratones después de la cirugía restableció la supervivencia de estos animales.

   Según los investigadores, estos resultados abren un abanico de posibilidades respecto a si la AnxA6 o la glucosa en sangre pueden jugar un papel a la hora de mejorar la regeneración del hígado y aligerar la insuficiencia hepática en distintas condiciones patológicas.

   "Este trabajo podría tener a la larga un impacto clínico, pues podría cambiar los protocolos de actuación médicos durante un proceso de daño hepático. Sin embargo, todo esto es muy especulativo y, ahora mismo, no es más que una posibilidad que se debería investigar", ha zanjado Rentero.

Contador

Para leer más