Publicado 17/11/2020 07:47CET

Identifican a los pacientes con cáncer de pulmón con más probabilidades de responder a la inmunoterapia

Cáncer de pulmón
Cáncer de pulmón - ATS - Archivo

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los científicos están comenzando a desentrañar uno de los mayores desafíos de la inmunoterapia: por qué algunas personas con cáncer responden al tratamiento, mientras que otras pueden no responder en absoluto. Un nuevo estudio consigue identificar a los pacientes con cáncer de pulmón con más probabilidades de responder a este nuevo tratamiento.

En la nueva investigación, los investigadores del Jonsson Comprehensive Cancer Center, de la Universidad de California Los Aneles (UCLA), encontraron que los pacientes con un tipo particular de antígeno leucocitario humano (HLA), un andamio proteico involucrado en la presentación de fragmentos de proteínas descritos como péptidos al sistema inmunológico, eran particularmente propensos a beneficiarse de inmunoterapia. Esta investigación explicó un hallazgo sorprendente visto entre los pacientes en la clínica.

Los datos, publicados en la revista 'Nature Cancer', se centraron en un tipo de HLA llamado B44, que está presente en aproximadamente la mitad de las personas. En el melanoma, los pacientes con HLA-B44 tienden a obtener buenos resultados con la inmunoterapia, pero en el cáncer de pulmón de células no pequeñas, el tipo más común de cáncer de pulmón, a la mayoría de las personas con HLA-B44 no les fue tan bien como a las personas sin HLA-B44.

En el estudio, los autores descubrieron que las diferentes respuestas fueron impulsadas por los diferentes tipos de mutaciones que son comunes en cada uno de los subtipos de cáncer.

"Descubrir que la inmunoterapia en pacientes con HLA-B44 funciona de manera diferente en el cáncer de pulmón de células no pequeñas que en el melanoma realmente nos puso en marcha en este viaje para profundizar en cómo funciona el HLA-B44", explica la autora principal, la doctora Amy Cummings, instructora clínica de hematología / oncología en la Facultad de Medicina David Geffen de UCLA y miembro del Jonsson Cancer Center.

"Por lo general, se podría pensar que para dos tipos de cánceres que generalmente responden bien a la inmunoterapia, habría principios similares en términos de características de los pacientes que se benefician, pero ese no es el caso en este caso", añade.

Para investigar el papel del HLA en la respuesta a la inmunoterapia, los investigadores de UCLA realizaron la secuenciación del exoma completo en muestras de sangre y tumores de melanoma y cáncer de pulmón de células no pequeñas. La secuenciación del exoma completo examina los genes que producen proteínas y las mutaciones que pueden estar presentes en el cáncer.

Las mutaciones en los genes que producen proteínas a menudo conducen a un péptido que el sistema inmunológico puede reconocer como anormal, llamado neoepítopo. El equipo predijo los neoepítopos generados por las mutaciones de los pacientes para identificar cuál se uniría con mayor eficacia a HLA-B44 y se presentaría a las células inmunitarias. Con esta información analizaron los resultados del tratamiento, incluida la supervivencia.

A través de estas pruebas, los investigadores encontraron que en pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas HLA-B44, solo aquellos que tenían neoepítopos similares a los que se encuentran comúnmente en el melanoma tuvieron buenas respuestas a la inmunoterapia.

Más importante aún, esas respuestas tendieron a ser duraderas, lo que significa que los pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas con HLA-B44 y neoepítopos similares al melanoma tuvieron respuestas a la inmunoterapia que duraron años, algunos más de cinco años.

"Esto ciertamente tiene muchas implicaciones en la forma en que realizamos los ensayos clínicos y puede ayudarnos a estratificar a los pacientes mucho mejor en términos de su probabilidad de respuesta a la inmunoterapia", añade Cummings.

"Desde el momento en que descubrimos los resultados contradictorios en pacientes HLA-B44 con melanoma y cáncer de pulmón de células no pequeñas, nos fascinó el mecanismo que podría explicar esto", recuerda el autor principal, el doctor Edward Garon, profesor de hematología / oncología y director del programa terapéutico y de transducción de señales del Jonsson Cancer Center.

"Mientras buscamos esta explicación, obtuvimos información importante sobre cómo el sistema inmunológico identifica los tumores --prosigue--. Esperamos aprovechar estos hallazgos para diseñar terapias que puedan mejorar aún más la respuesta inmunitaria contra los tumores en pacientes específicos".

Contador

Para leer más