Publicado 04/05/2020 7:10:33 +02:00CET

Identifican un nuevo reservorio potencial de VIH latente

Escaneo electromicrográfico de una célula T infectada con VIH
Escaneo electromicrográfico de una célula T infectada con VIH - NIAID - Archivo

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de los Institutos Gladstone, en Estados Unidos, han descubierto un nuevo reservorio potencial del VIH latente, según un estudio que publican en la revista 'PLOS Pathogens'.

Los científicos saben desde hace mucho tiempo que incluso frente a la terapia antirretroviral, algunos virus del VIH permanecen en individuos infectados para siempre, ocultándose en pequeños depósitos de células del sistema inmunitario. Cuando estos individuos interrumpen la terapia, el virus casi siempre se recupera rápidamente de los reservorios, lo que hace que reaparezcan síntomas mortales.

Estos depósitos siguen siendo el principal obstáculo para curar el VIH/sida. Pero actualmente no hay una manera fácil de dirigirse a las células de depósito para su eliminación. Los científicos tampoco pueden extraer eficientemente las células del reservorio de los pacientes para estudiarlas y, en última instancia, encontrar formas de controlarlas.

La razón es que el virus en estas células es silencioso. Como resultado, las células no transportan en sus superficies las proteínas virales que las harían fáciles de encontrar. Por lo tanto, los científicos han estado buscando otros medios para identificar las células del reservorio.

La científica visitante en Gladstone Nadia Roan y su equipo describen una clase de células que apoyan preferentemente la infección latente por VIH. Estas células se caracterizan por una proteína de superficie llamada CD127 y se encuentran en tejidos como los ganglios linfáticos, que se cree que albergan una mayor porción del reservorio del VIH que la sangre.

"Nuestros hallazgos sugieren que las células CD127 de los tejidos pueden ser una población importante para la cura del VIH", explica Roan, quien también es profesora asociada de Urología en la Universidad de California en San Francisco.

Además, los científicos pueden utilizar potencialmente la proteína CD127 como un asa para aislar las células del reservorio de los pacientes y estudiar qué les permite silenciar el virus y, en ocasiones, reactivarlo.

El VIH se dirige a las células inmunes, conocidas como células T, que residen principalmente en los tejidos linfoides, como los ganglios linfáticos y las amígdalas. Sin embargo, los estudios de infección por VIH se han centrado en gran medida en las células T que circulan en la sangre, a las que es relativamente fácil acceder: los voluntarios tienen más probabilidades de someterse a una extracción de sangre que a una biopsia de tejido.

Pero centrarse en las células T presentes en la sangre probablemente les está dando a los científicos una visión sesgada de la composición del reservorio. "Hace tiempo que sospechamos que las células del reservorio son diferentes y que diferentes tejidos albergan diferentes tipos de células del reservorio. Pero eso ha sido difícil de demostrar porque las células del reservorio en individuos infectados son raras. La gran mayoría de los modelos in vitro de uso de latencia líneas celulares o células que circulan en la sangre", dice Roan.

La investigadora y su equipo, por el contrario, han estado estudiando la infección por VIH utilizando muestras de tejido. En un trabajo anterior, su equipo expuso las células de las amígdalas al VIH en el laboratorio para ver cuáles eran más susceptibles a la infección.

Utilizando distintos enfoques experimentales, el equipo descubrió que las células de las amígdalas con la proteína de superficie CD127 absorbieron eficazmente el virus del VIH, pero solo rara vez lo dejaron replicar. Por el contrario, otro tipo de células de amígdalas, que transportan CD57 en su superficie, fácilmente soportaron una infección productiva. Eso resultó intrigante, pero eso no necesariamente significaba que CD127 eran células reservorio.

"Después de que el VIH ingresa a una célula, esta todavía tiene formas de escapar de la infección", explica Feng Hsiao, un ex investigador asociado en el laboratorio de Roan y coautor del presente estudio. Una de ellas es evitar que el virus copie su genoma. Una de las primeras tareas del virus al ingresar a una célula es hacer copias de ADN de su genoma de ARN, utilizando una enzima viral llamada transcriptasa inversa.

Las células pueden obstaculizar este paso activando una enzima llamada SAMHD1 que agota las reservas de bloques de construcción que el virus necesita para copiar su genoma. Hubo alguna evidencia de que este mecanismo podría estar en juego en las células sanguíneas.

Sin embargo, en su trabajo actual, Roan y su equipo descubrieron que eliminar SAMHD1 por manipulación genética no permitía que las células CD127 produjeran virus, a pesar de que aumentaba la producción viral de las células CD57.

"Esto nos sugirió que las células CD127 bloquearon el virus en un paso posterior en su ciclo de vida", dice Julie Frouard, investigadora postdoctoral en el laboratorio de Roan.

El siguiente paso para el virus es integrar una copia de su genoma en el ADN de la célula huésped. Una vez allí, los genes virales pueden aprovechar la maquinaria celular para producir sus propias proteínas, que ensamblan nuevas partículas virales que pueden infectar otras células.

Las células reservorias albergan el material genético del VIH integrado en sus propios genomas, aunque de alguna manera lo silencian. La movilización ocasional de este material permite la liberación de virus infecciosos.

¿Las células de amígdalas CD127 permitieron la integración del genoma del VIH? Para responder a esta pregunta, los científicos extrajeron el genoma de las células CD127 y CD57 que habían estado expuestas al virus en el laboratorio.

Utilizando herramientas genéticas que pueden detectar específicamente secuencias de ADN viral integradas, descubrieron que ambos tipos de células albergaban copias del genoma del virus, a pesar de que las células CD127 produjeron mucho menos virus que las células CD57. Las células CD127 parecían favorecer una infección latente.

Y, sin embargo, el virus integrado en las células CD127 no se silencia para siempre. Así, descubrieron que al tratar las células CD127 infectadas de forma latente con agentes que estimulan las células T, podrían inducir a las células a reactivar el virus.

Por lo tanto, las células de tejido CD127 podrían servir muy bien como células reservorias en el cuerpo, manteniendo el virus latente la mayor parte del tiempo, pero capaz de activarlo ocasionalmente y liberar las semillas de una nueva ronda de infección.

"La capacidad de un tipo específico de células T de tejido para soportar preferentemente la infección latente es muy intrigante y puede enseñarnos mucho sobre cómo se establece inicialmente el reservorio de tejido", dice Roan.

Hasta qué punto las células CD127 son un componente importante del reservorio en las personas que viven con el VIH, esperan estudios de seguimiento que analicen estas células de múltiples sitios de tejido. Los estudios preliminares del equipo de Roan son alentadores, ya que muestran que el marcador CD127 en la superficie de las células puede usarse para purificar suficientes células de tejido infectado de individuos infectados para permitir análisis adicionales.

"En última instancia, nuestra esperanza es que los mecanismos que descubrimos puedan aprovecharse para controlar el reservorio latente y acercarnos a lograr una cura para el VIH", dice Roan.

Contador