Publicado 27/09/2021 14:55CET

Identifican un nuevo factor que contribuye a la gravedad de la COVID-19

Archivo - Esta imagen de microscopio electrónico de barrido muestra el SARS-CoV-2 (naranja), el virus que causa la COVID-19, aislado de un paciente en EE.UU. El virus emerge de la superficie de las células (gris) cultivadas en el laboratorio.
Archivo - Esta imagen de microscopio electrónico de barrido muestra el SARS-CoV-2 (naranja), el virus que causa la COVID-19, aislado de un paciente en EE.UU. El virus emerge de la superficie de las células (gris) cultivadas en el laboratorio. - NIAID - Archivo

MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Escuela de Biociencias de la Universidad de Kent y el Instituto de Virología Médica de la Universidad Goethe de Fráncfurt han identificado una proteína que puede contribuir de forma crítica a las formas graves de la COVID-19.

En su trabajo, publicado en la revista 'Current Issues in Molecular Biology', los investigadores han descubierto que la infección de las células con el SARS-CoV-2 provoca un aumento de los niveles de una proteína llamada CD47 en la superficie celular.

La CD47 es una señal de 'no me comas' para las defensas del sistema inmunitario que protegen a las células de su destrucción. Es probable que el CD47 inducido por el virus en la superficie de las células infectadas las proteja del reconocimiento del sistema inmunitario, permitiendo la producción de mayores cantidades de virus, lo que da lugar a una enfermedad más grave.

Los factores de riesgo bien conocidos para la COVID-19 grave, como la edad avanzada y la diabetes, se asocian a niveles más altos de CD47. Los niveles elevados de CD47 también contribuyen a la hipertensión arterial, que es un factor de riesgo importante para las complicaciones de la COVID-19, como el infarto de miocardio, el accidente cerebrovascular y la enfermedad renal.

Los datos sugieren que la edad y los niveles elevados de CD47 inducidos por el virus contribuyen a la gravedad de la COVID-19 al impedir una respuesta inmunitaria eficaz y aumentar el daño tisular y orgánico asociado a la enfermedad. Dado que se están desarrollando terapias dirigidas a CD47, este descubrimiento podría dar lugar a mejores terapias contra la COVID-19.

"Esto es emocionante. Es posible que hayamos identificado un factor importante asociado a la COVID-19 grave. Se trata de un gran paso en la lucha contra la enfermedad y ahora podemos esperar nuevos avances en el diseño de terapias", asegura el profesor Martin Michaelis, de la Universidad de Kent.

"Estos conocimientos adicionales sobre los procesos de la enfermedad subyacentes a la COVID-19 pueden ayudarnos a diseñar mejores terapias, así como a valorar la importancia de la amplitud de la investigación que se está llevando a cabo. A través de esta vía, hemos logrado un importante avance y ejemplificado que la lucha contra la enfermedad continúa", remacha el profesor Jindrich Cinatl, de la Universidad Goethe de Fráncfurt.

Contador