Actualizado 06/07/2021 17:55 CET

Identifican un nuevo biomarcador que avanza cuáles van a ser los pacientes graves con COVID-19

Archivo - Mano de un enfermo con vía subcutánea en una cama de la UCI del Hospital de Emergencias Isabel Zendal, Madrid (España), a 20 de enero de 2021.
Archivo - Mano de un enfermo con vía subcutánea en una cama de la UCI del Hospital de Emergencias Isabel Zendal, Madrid (España), a 20 de enero de 2021. - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Nanjing, la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong, el Hospital Jinling y el Segundo Hospital de Nanjing (China) ha identificado un ARN pequeño similar al microARN codificado por el SARS-CoV-2 en el suero de los pacientes con COVID-19, que puede desarrollarse como biomarcador no invasivo para estratificar a los pacientes graves de los leves/moderados y para identificar a los individuos de alto riesgo antes de la manifestación clínica de los síntomas graves.

Según esta investigación, publicada en la revista 'Cell Discovery', este biomarcador garantiza la asignación adecuada de los pacientes a los distintos niveles de los centros médicos y permite un control más eficaz de la pandemia y el alivio de las cargas económicas sociales.

Este biomarcador es un pequeño ARN similar al microARN codificado por el virus del SARS-CoV-2, denominado miR-nsp3-3p, que está presente exclusivamente en el suero de los pacientes graves, pero no en el de los no graves ni en el de los controles sanos.

El miR-nsp3-3p es superior a las características bioquímicas convencionales (por ejemplo, dímero D, PCR, LDH y PLC) para estratificar a los pacientes graves de los leves/moderados. Y lo que es más importante, miR-nsp3-3p puede captar el riesgo de enfermedad crítica mucho antes de la manifestación clínica de los síntomas graves, mostrando un horizonte de predicción significativamente mayor (7,4 días de antelación) y una mayor precisión (97,1%) que los índices convencionales.

Los pacientes de COVID-19 suelen sufrir un deterioro súbito hacia una enfermedad grave. Predecir quiénes de los pacientes de COVID-19 progresarán hacia este empeoramiento severo proporcionará una ventaja significativa para prevenir el desbordamiento de los hospitales y para proporcionar un tratamiento optimizado a los pacientes.

Aunque algunas investigaciones han demostrado que los análisis multiómicos (transcriptómica, proteómica y metabolómica) pueden utilizarse para caracterizar el estado de gravedad, estas técnicas son demasiado complejas para una aplicación rápida y general en la pandemia.

Dado que el miR-nsp3-3p presenta una sensibilidad, especificidad y precisión comparables a las de la multiómica, y dado que el protocolo de cuantificación es sencillo y solo requiere una pequeña cantidad de suero, este nuevo biomarcador puede aplicarse fácilmente en la pandemia y se espera que proporcione un medio sencillo para controlar convenientemente la progresión de la enfermedad en los pacientes de COVID-19.

El SARS-CoV-2, como virus de ARN, está evolucionando rápidamente y ahora las variantes más transmisibles, como la variante delta, están siendo dominantes en muchas regiones. "Dado que el miR-nsp3-3p está muy conservado entre las diferentes cepas de SARS-CoV-2, puede aplicarse en la pandemia como un biomarcador fiable independientemente de la aparición de una nueva variante de SARS-CoV-2", explican estos científicos.

Por último, indican que, al ser un biomarcador de pronóstico fiable, miR-nsp3-3p puede utilizarse para "apoyar la toma de decisiones y la planificación logística en los sistemas sanitarios y facilitar una prevención y un control más precisos de la epidemia, especialmente en las regiones desfavorecidas con escasez de recursos médicos".

Contador