Identifican cambios epigenéticos que favorecen el glioblastoma y predicen la supervivencia del paciente

Glioblastoma
KARL-HEINZ NENNING
Publicado 27/08/2018 17:00:35CET

MADRID, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Investigación CeMM de Medicina Molecular de la Academia de Ciencias de Austria, con la colaboración de científicos de la Universidad Médica de Viena y médicos de ocho hospitales en todo el país centroeuropeo, ha identificado una serie de cambios epigenéticos que acompañan a la progresión del glioblastoma y predicen la supervivencia del paciente.

El glioblastoma es un cáncer cerebral altamente agresivo que afecta predominantemente a personas en sus 50, 60 y 70 años. Incluso bajo la mejor atención disponible, la mitad de los pacientes muere dentro de un año después del diagnóstico, y muy pocos viven más de tres años. Muchos esfuerzos para desarrollar nuevos tratamientos dirigidos han fallado en la última década. El alto grado de heterogeneidad molecular entre las células cancerígenas da como resultado la selección evolutiva de aquellas células que pueden resistir el tratamiento farmacológico.

Con el fin de desarrollar mejores terapias para el glioblastoma, el conocimiento detallado sobre la heterogeneidad molecular de las células tumorales será "crucial", según los investigadores, dado que esta heterogeneidad "proporciona el sustrato a partir del cual evoluciona la resistencia a los medicamentos". Los factores genéticos, como la amplificación de genes promotores de tumores y la supresión de genes supresores de tumores juegan un papel "importante, pero el cáncer es más que genética".

"Las investigaciones recientes sugieren un papel clave de la epigenética, que regula la expresión génica y previene la activación de genes dañinos. Si y cómo la regulación epigenética cambia cuando un glioblastoma se vuelve resistente a la terapia ha sido una cuestión en gran medida sin resolver", indican.

Para investigar el papel de la epigenética en la progresión de la enfermedad del glioblastoma, el grupo de investigación de Christoph Bock, investigador principal en el Centro de Investigación CeMM de Medicina Molecular de la Academia de Ciencias de Austria, analizó la metilación del ADN (que es la marca epigenética clásica) en más de 200 pacientes con glioblastoma, centrándose en los cambios epigenéticos que ocurren durante la progresión de la enfermedad del glioblastoma.

Esta investigación, cuyos resultados se han publicado en la revista 'Nature Medicine', se basa en el Registro de tumores cerebrales de Austria, encabezado por Adelheid Woehrer, del Instituto de Neurología de la Universidad Médica de Viena, quien es el autor principal y correspondiente del estudio.

"Una fortaleza particular cuando trabajamos con un registro nacional de pacientes es la integración entre centros y la creación de un equipo interdisciplinar de expertos en enfermedades. Este enfoque nos permitió abordar eficazmente una pregunta de investigación relevante en el contexto de la población austriaca", apunta Woehrer.

Combinando datos epigenéticos con imágenes cerebrales y patología digital, el estudio estableció vínculos importantes entre el glioblastoma a nivel de moléculas, células y órganos. Estas asociaciones pueden aprovecharse para mejorar la clasificación de la enfermedad: "La secuenciación de metilación del ADN, como una prueba única, puede usarse para predecir una amplia variedad de propiedades tumorales clínicamente relevantes, brindándonos un nuevo enfoque para caracterizar la heterogeneidad de los tumores cerebrales".