Publicado 08/02/2021 10:42CET

Identifican alteraciones mitocondriales en suero de pacientes que avisan de rechazo tras un trasplante de corazón

Personal investigador del IIS La Fe
Personal investigador del IIS La Fe - MANOLO PORTOLÉS - Archivo

El hallazgo permite conocer con una sensibilidad mayor del 95% si existe rechazo del órgano trasplantado

VALÈNCIA, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

Personal investigador del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe de València (IIS La Fe) y del CIBERCV-ISCIII ha descubierto un complejo mitocondrial en el suero de pacientes trasplantados de corazón que permite conocer, con una sensibilidad mayor del 95 por ciento, si existe rechazo del órgano trasplantado.

El Grupo de Investigación en Disfunción Miocárdica y Trasplante Cardiaco, en un trabajo publicado en 'American Journal of Transplantation', ha descrito el alcance del hallazgo de "importantes alteraciones" en el complejo mitocondrial para el transporte de calcio MCU en el suero de pacientes con rechazo celular agudo, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

El estándar mundial para diferenciar el rechazo tras un trasplante cardíaco es la biopsia endocárdica, un método invasivo, al que se someten los pacientes en varias ocasiones durante el primer año posterior al trasplante. La biopsia, que se analiza histológicamente, tiene "muchas limitaciones" ya que muestra una "gran variabilidad" en su resultado y es "poco sensible" a la hora de detectar rechazo en ausencia de alteraciones histológicas.

El complejo MCU (mitocondrial calcium uniporter) consiste en una serie de proteínas que regulan los niveles de calcio en la mitocondria. Así, cualquier alteración de este complejo altera el flujo de calcio, la síntesis de ATP o el transporte de electrones en la mitocondria, etapas fundamentales para el mantenimiento energético de las células cardíacas.

Estas alteraciones modifican el potencial de membrana, incluso la estructura del propio orgánulo y su capacidad para generar energía en las células del corazón, elementos esenciales para su contracción. Estos cambios a nivel cardíaco además son reflejados en la sangre de este tipo de pacientes.

El rechazo celular agudo puede llegar a tener una incidencia de hasta el 30%, y por ello, es necesario disponer de técnicas más sensibles y precisas que identifiquen este proceso lo antes posible para poder modificar el tratamiento farmacológico en estos pacientes. La técnica utilizada por el equipo de investigación del IIS La Fe, -detección de niveles de RNA mensajeros- no es invasiva y se puede realizar con una simple extracción de sangre.

Las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la primera causa de muerte en España, incluso en tiempos de la covid-19. Por cada fallecimiento provocado por SARS-Cov-2, hay más de tres por enfermedades del corazón. La insuficiencia cardíaca afecta al 3% de la población mayor de 45 años y al 9% de más de 74 años y, además, representa el 3% del gasto sanitario español.

Los resultados definitivos del estudio se han publicado en 'American Journal of Transplantation', una de las mejores revistas internacionales del área de cirugía y trasplante. El trabajo ha sido realizado por las doctoras Estefanía Tarazón, Esther Roselló-Lletí, la investigadora predoctoral Lorena Pérez-Carrillo, y los doctores Luis Martínez-Dolz y Manuel Portolés, todos ellos del IIS del Hospital La Fe, junto a Juan Carlos Triviño de Sistemas Genómicos, y la participación de personal investigador del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela.

RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL

El descubrimiento de los investigadores valencianos ha merecido la atención especial de la Sociedad Americana de Trasplantes que les ha dedicado un editorial, que aparecerá junto al artículo el próximo mes de febrero.

Los doctores Palak Shah (Inova Heart and Vascular Institute), Hannah A Valantine (Stanford University) y Sean Agbor-Enoh (Johns Hopking School of Medicine) de los EEUU, autores del editorial, han destacado la importancia no solo de identificar el complejo MCU como biomarcador diagnóstico de rechazo celular en el trasplante cardíaco, sino también como una de las bases moleculares del rechazo celular.

El editorial anima a seguir investigando en esta nueva área para comprender los mecanismos del proceso de rechazo, y para ofrecer nuevas terapias que mantengan la salud del injerto después del trasplante.