Actualizado 02/07/2014 12:27:03 +00:00 CET

Los intentos de suicidio en España no han aumentado con la crisis

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), en un trabajo publicado en el 'Journal of Affective Disorders', argumentan que las ideas e intentos de suicidio en España no han aumentado desde hace diez años, antes de la crisis económica.

   Para llegar a esta conclusión que, según los expertos, contradice una tendencia observada en otros países de Europa y en Norteamérica, los investigadores compararon los resultados de dos estudios sobre conductas suicidas en España, el primero realizado entre 2001 y 2002 y el segundo entre 2011 y 2012.

   "Uno de los puntos fuertes del estudio es que la información ha sido obtenida de una muestra representativa de la población general en España durante el período de recesión, y que dicha información ha sido recogida con los mismos métodos que en el estudio llevado a cabo diez años antes, haciendo posible la comparación de prevalencias en la población española entre ambos instantes de tiempo", ha comentado la autora principal del trabajo e investigadora del Departamento de Psiquiatría de la UAM, Marta Miret.

   Asimismo, los autores también han analizado el impacto de variables sociodemográficas, medioambientales y clínicas en la presencia de ideas e intentos de suicidio, encontrando que los trastornos mentales son los factores más asociados a estas conductas.

   Sin embargo, también han observado que el resto de factores asociados a ideas suicidas varía en función del grupo de edad. Así, las personas entrevistadas que tenían entre 18 y 49 años presentaban como factores asociados 'no vivir en pareja', 'consumir alcohol de forma excesiva', 'tener una incapacidad laboral o estar desempleado'; mientras que 'sentirse solo' estaba relacionado con la presencia de ideación suicida en el grupo de mediana edad (50-64 años).

   Finalmente, la presencia de problemas económicos tuvo un efecto en la presencia de pensamientos suicidas en el grupo de personas mayores de 65 años. Por otra parte, se observó una relación significativa entre un mal estado de salud y tener intentos de suicidio.