Publicado 27/07/2020 11:52CET

Los hospitalizados con COVID-19 tienen bajo riesgo de sufrir un ictus

Paciente de coronavirus hospitalizado en Valparaíso, Chile
Paciente de coronavirus hospitalizado en Valparaíso, Chile - AGENCIA UNO - Archivo

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

Mientras que los informes iniciales sugerían un riesgo significativo de accidente cerebrovascular en pacientes hospitalizados con COVID-19, un nuevo estudio de Penn Medicine (Estados Unido) muestra un bajo riesgo de accidente cerebrovascular en pacientes hospitalizados por COVID-19.

"Aunque inicialmente hubo preocupación por un alto número de accidentes cerebrovasculares relacionados con COVID-19, esto no ha nacido. Es importante que, aunque el riesgo de accidente cerebrovascular en los pacientes con COVID-19 es bajo, está mayormente vinculado a condiciones preexistentes, por lo que los médicos que ven un accidente cerebrovascular en pacientes hospitalizados con COVID-19 deben entender que el virus no es el único factor, y que es necesario seguir adelante con las pruebas de diagnóstico normales. Sin embargo, todavía hay muchas incógnitas y necesitamos seguir investigando la relación entre el accidente cerebrovascular y la COVID-19, particularmente considerando las disparidades raciales que rodean a la enfermedad", reflexiona el autor principal de la investigación, Brett Cucchiara.

Para evaluar el riesgo y la incidencia de los accidentes cerebrovasculares en los pacientes hospitalizados con COVID-19, los investigadores analizaron los datos de 844 pacientes con COVID-19 ingresados en el Hospital de la Universidad de Pennsylvania, en el Centro Médico Penn Presbyterian y en el Hospital de Pennsylvania entre marzo y mayo. El equipo también analizó los datos de los casos de hemorragia intracraneal (sangrado en el cerebro).

Los investigadores encontraron que el 2,4 por ciento de los pacientes hospitalizados por COVID-19 tuvieron un accidente cerebrovascular isquémico, el tipo más común de accidente cerebrovascular, típicamente causado por un coágulo de sangre en el cerebro. Es importante destacar que la mayoría de estos pacientes de accidente cerebrovascular tenían factores de riesgo existentes, como presión arterial alta (95 por ciento) y antecedentes de diabetes (60 por ciento), y mecanismos tradicionales de accidente cerebrovascular, como insuficiencia cardíaca. Además, más de un tercio tenía antecedentes de un accidente cerebrovascular previo.

Los investigadores dicen que los resultados sugieren que estos eventos cerebrovasculares en pacientes hospitalizados con COVID-19 están probablemente relacionados con condiciones existentes, y no son la única consecuencia del virus. Sin embargo, otros factores podrían estar en juego y requieren una investigación continua. Si bien los mecanismos precisos que vinculan los eventos cerebrovasculares con COVID-19 siguen siendo inciertos en este momento, se ha informado recientemente que la infección viral, el SARS-CoV-2, causa inflamación y un estado de hipercoagulación (coagulación sanguínea excesiva), ambos podrían ser mecanismos potenciales que conducen a un accidente cerebrovascular.

La población de pacientes para el estudio también fue única, con una cohorte más diversa en comparación con estudios anteriores comunicados. Los pacientes negros representaban el 68 por ciento de la población del estudio y de los pacientes hospitalizados que sufrieron un accidente cerebrovascular, el 80 por ciento eran negros.

"Esto concuerda con los datos que estamos viendo sobre las disparidades raciales del virus en todo nuestro país. Nos preocupa que esto pueda indicar aún más los mayores riesgos asociados con el COVID-19 en las poblaciones negras, mucho más que en las blancas. Hasta ahora, no entendemos el efecto desproporcionado que estamos viendo, pero las disparidades en las tasas de infección y los resultados son increíblemente importantes de averiguar y abordar", apunta Cucchiara.

Además de los incidentes de accidentes cerebrovasculares, el equipo de investigación encontró que el 0,9 por ciento de los pacientes hospitalizados con COVID-19 tenían hemorragia intracraneal. Si bien la tasa de accidentes cerebrovasculares en pacientes hospitalizados con COVID-19 es comparable a la de los estudios realizados en Wuhan, China e Italia, la tasa de hemorragia intracraneal, que no se ha informado anteriormente, es mayor de lo que esperaban los investigadores. Los autores señalan que esto podría estar relacionado con el creciente uso de la terapia anticoagulante (anticoagulantes) en los pacientes de COVID-19, y que requiere una exploración adicional.

Hubo una duración relativamente larga desde los síntomas iniciales de COVID-19 hasta el diagnóstico de accidente cerebrovascular isquémico, en un promedio de 21 días. Este hallazgo es consistente con la creciente evidencia de un estado hipercoagulable que evoluciona durante las semanas iniciales de la enfermedad en muchos pacientes, y requiere un estudio adicional, señalan los autores.

La cohorte de pacientes tenía una edad media de 59 años, y la edad media de los pacientes con accidente cerebrovascular isquémico era de 64 años, con solo un paciente menor de 50 años. Este hallazgo difiere significativamente de los primeros informes que plantearon la preocupación de que podría haber una alta tasa de accidentes cerebrovasculares entre los pacientes más jóvenes.

Para leer más