Publicado 15/06/2022 07:44

La hormona del crecimiento mejora la salud del hígado en personas con enfermedad de hígado graso no alcohólico

Archivo - Hígado graso, mujer, dolor.
Archivo - Hígado graso, mujer, dolor. - THARAKORN/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

La hormona del crecimiento mejora la salud del hígado en pacientes con enfermedad de hígado graso no alcohólico (EHGNA) mediante la reducción de la grasa y la inflamación del hígado, según un nuevo estudio presentado en la reunión anual de la Sociedad Endocrina norteamericana.

"Dos factores de riesgo de EHGNA, la obesidad y la diabetes, son cada vez más frecuentes", advierte la investigadora principal Laura Dichtel, del Hospital General de Massachusetts y la Escuela de Medicina de Harvard (Estados Unidos).

"Actualmente no hay ningún tratamiento aprobado por la FDA para la EHGNA, y la pérdida de peso es el único tratamiento eficaz. Entender cómo la hormona del crecimiento mejora la grasa y la inflamación del hígado en personas con EHGNA podría conducir al desarrollo de nuevos tratamientos dirigidos", afirma.

El EHGNA está presente en el 25% de las personas de todo el mundo, y hasta en el 80% de las que padecen obesidad en Estados Unidos. La esteatohepatitis no alcohólica (EHNA) es la forma progresiva de la EHGNA.

La EHNA se caracteriza por la inflamación del hígado y el daño de las células hepáticas y suele ir acompañada de fibrosis hepática. Cuando es grave puede conducir a la cirrosis, o insuficiencia hepática.

Los investigadores decidieron estudiar la hormona del crecimiento en la EHNA porque se sabe que la administración de esta hormona reduce la grasa corporal y la inflamación.

"Sabemos que un mayor peso corporal se asocia a niveles relativamente bajos de la hormona del crecimiento y a tasas más altas de EHGNA y EHNA --señala Dichtel--. Queríamos averiguar si la administración de la hormona del crecimiento en adultos por lo demás sanos con sobrepeso/obesidad y EHNA mejoraría la grasa, la inflamación y la fibrosis del hígado".

Los investigadores estudiaron a 41 participantes a los que se les administró la hormona del crecimiento o un placebo durante 6 meses en un estudio aleatorio y doble ciego. Descubrieron que la grasa del hígado y una medida combinada de inflamación y fibrosis hepática, ambas medidas por resonancia magnética, mejoraron en el grupo de la hormona del crecimiento en comparación con el grupo del placebo.

También mejoraron las pruebas de función hepática y los marcadores de inflamación. La hormona del crecimiento fue bien tolerada y no hubo problemas de seguridad.

"Esta investigación nos acerca un poco más a la comprensión del impacto de nuestras propias hormonas en la EHGNA --destaca Dichtel--. Estos resultados son muy emocionantes, ya que demuestran que aumentar el nivel de la hormona del crecimiento en el organismo puede mejorar la salud del hígado en pacientes con EHGNA".

Contador