Publicado 11/11/2021 08:06CET

Homeschooling: Dos beneficios y un riesgo de estudiar en casa

Archivo - Estudiar en casa.
Archivo - Estudiar en casa. - ZAPCULTURE/ PIXABAY - Archivo

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las experiencias escolares son cruciales para configurar las trayectorias de desarrollo y bienestar de los individuos más adelante en la vida. Estudios anteriores han explorado las asociaciones entre los tipos de escuelas primarias y secundarias y el rendimiento académico, pero los resultados más allá del rendimiento académico siguen siendo menos conocidos.

Los adolescentes que son educados en casa tienen más probabilidades de reportar mayores fortalezas de carácter y menos comportamientos de riesgo para la salud más adelante en la vida, en comparación con sus compañeros de las escuelas públicas, pero menos probabilidades de obtener un título universitario, según un nuevo estudio publicado en la revista de acceso abierto 'PLOS ONE' por Tyler VanderWeele, de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, y sus colegas.

En el nuevo estudio, los investigadores utilizaron datos de 12.288 adolescentes hijos de enfermeras inscritas en el Estudio Growing Up Today (GUTS). En 1999, se recogieron datos de referencia, incluido el tipo de colegio al que asistía el niño, sobre los niños de entre 11 y 19 años. Los datos sobre los resultados se recogieron principalmente de la oleada de 2010 del cuestionario GUTS o, cuando faltaban datos de 2010, del cuestionario de 2013 o 2007 .

Se observaron pocas diferencias estadísticamente significativas entre los niños que asistían a escuelas públicas, a escuelas privadas independientes y a escuelas privadas religiosas. Sin embargo, al comparar a los estudiantes que fueron educados en casa con los que asistieron a escuelas públicas, surgieron algunas diferencias.

Los niños educados en casa eran más propensos a informar sobre actividades de voluntariado, sobre el perdón a los demás y sobre la asistencia a servicios religiosos, pero eran menos propensos a haber obtenido un título universitario. También eran algo menos propensos a haber consumido marihuana, tenían un menor número de parejas sexuales a lo largo de su vida y un mayor sentido de la misión.

Los resultados estaban limitados por el hecho de que todos los niños eran hijos de enfermeras y eran en su mayoría blancos no hispanos, por lo que los resultados podrían no ser generalizables a otras poblaciones, advierten los autores, pero concluyen que sus resultados podrían ayudar a informar a los responsables políticos, a los educadores, a los padres y a otras partes interesadas en la educación en sus decisiones sobre la política escolar, especialmente a medida que las prácticas y las regulaciones de la educación en casa cambian a raíz de la pandemia del COVID-19.

"En una muestra de hijos adolescentes de padres razonablemente bien educados, encontramos, en promedio, poca diferencia en los resultados posteriores de salud y bienestar de los adultos jóvenes comparando a los que asistieron a escuelas públicas con los de escuelas privadas --añaden--. Los que fueron educados en casa tenían menos probabilidades de ir a la universidad que los que asistieron a escuelas públicas, pero posteriormente eran más propensos a ser voluntarios, a ser indulgentes, a tener un sentido de propósito y a tener comportamientos más saludables".

Contador