Los hombres tienen más prejuicios que las mujeres hacia las personas obesas

Actualizado 21/03/2013 14:08:41 CET
obesidad, obeso, obesa, sobrepeso
EUROPA PRESS

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los hombres tienen más prejuicios que las mujeres hacia las personas obesas, tal y como ha revelado una investigación realizada por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) sobre 597 estudiantes, de los cuales 264 fueron varones y 333 féminas.

En concreto, este trabajo demuestra que, a pesar de que las actitudes antiobesos "están muy extendidas", existen diferencias individuales entre hombres y mujeres en la expresión de este tipo de prejuicio. La conclusión del mismo es que ellos "son más intolerantes con las personas con problemas de obesidad", explican los expertos.

La obesidad es una enfermedad que está considerada por la Organización Mundial de la Salud como "uno de los mayores peligros sanitarios debido a su alta tasa de prevalencia en las sociedades avanzadas". Ésta produce efectos negativos "en la salud psicológica y psíquica de las personas", sostienen.

ELLAS INTERIORIZAN EL IDEAL DE DELGADEZ Y ELLOS LO EXTERNALIZAN

En unas declaraciones efectuadas a la Plataforma SINC y recogidas por Europa Press, el miembro de este centro universitario nacional e investigador principal del estudio, Alejandro Magallares, explica que estas desigualdades se deben a que "las mujeres interiorizan el ideal de delgadez imperante en la sociedad, mientras que los hombres lo externalizan mostrando actitudes negativas hacia las personas con obesidad".

A su juicio, esta coyuntura se traduce en que "las mujeres hacen suya la aspiración de delgadez, mientras que los hombres se limitan a juzgar desde fuera ese estándar". Así se sugiere tras observar que "las mujeres puntuaron más alto en escalas relacionadas con los trastornos de la conducta alimentaria y los hombres lo hicieron en prejuicios hacia las personas obesas", sostiene.

Sin embargo, señala la tendencia de un aumento "cada vez mayor" de chicos con problemas relacionados con la conducta alimentaria, algo que achaca a "la presión de conseguir un cuerpo musculado". Para él, hay estándares de belleza que "pueden acabar produciéndoles malestar".

Por último, Magallares indica que, "aunque existen varias variables, la que más se relaciona en el estudio con el prejuicio hacia las personas obesas es la controlabilidad". En su opinión, el hecho de creer que la gente que tiene problemas de peso es por su propia culpa "provoca que se las trate de forma vejatoria".