Publicado 30/09/2020 08:13CET

¿Por qué los hombres mayores deben mantenerse hidratados?

Hombre mayor bebiendo un vaso de agua.
Hombre mayor bebiendo un vaso de agua. - AARONAMAT/ISTOCK - Archivo

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación alerta de que es especialmente importante para los hombres mayores se mantengan bien hidratados, ya que son menos capaces de regular la temperatura corporal y los niveles de hidratación que los hombres jóvenes, según publican sus autores en 'The Journal of Physiology'.

Nuestra capacidad para regular la temperatura corporal y evitar que nuestros cuerpos se deshidraten disminuye a medida que envejecemos. La nueva investigación mejora la comprensión de la relación entre la regulación de la temperatura y la deshidratación ya que puede ayudar a adaptar mejor las estrategias para controlar tanto la regulación de la temperatura corporal como la hidratación durante la exposición al calor en adultos mayores.

Por ejemplo, debido a la reducción de la sed y nuestra capacidad para conservar los fluidos corporales, a medida que envejecemos, es posible que necesitemos recordatorios más frecuentes para beber agua durante el trabajo en el calor o durante las olas de calor.

El ejercicio, especialmente cuando se realiza en un ambiente caluroso, expone al cuerpo al estrés por calor, lo que hace que aumente la temperatura corporal.

En estas situaciones, dependemos de la sudoración para ayudar a eliminar el calor del cuerpo y evitar aumentos continuos de la temperatura corporal, lo que puede aumentar el riesgo de enfermedades o lesiones relacionadas con el calor (como un golpe de calor).

Sin embargo, la sudoración prolongada puede hacer que el cuerpo pierda demasiado líquido. A menos que la persona beba agua o una bebida deportiva, esto puede provocar deshidratación. La deshidratación también reduce el volumen de sangre circulante y aumenta el contenido de sal de la sangre.

La deshidratación no solo nos seca la boca y nos hace querer beber agua, sino que también afecta la regulación de la temperatura corporal. Cuando nos deshidratamos, sudamos menos y, como resultado, perdemos menos calor y somos menos capaces de enfriar el cuerpo.

Si bien esto puede ser desventajoso para regular la temperatura corporal, estos ajustes limitan más pérdidas de líquidos y ralentizan la tasa de deshidratación. Por lo tanto, la respuesta de nuestro cuerpo a la deshidratación actúa para equilibrar las necesidades reguladoras de líquidos y temperatura del cuerpo.

Sin embargo, hasta hace poco, nuestra comprensión de los efectos de la deshidratación en la regulación de la temperatura corporal provenía principalmente de estudios realizados en adultos jóvenes.

La deshidratación no redujo la pérdida de calor ni aumentó la temperatura corporal en los adultos mayores durante el ejercicio. A primera vista, esto parece una respuesta beneficiosa. Sin embargo, esto significó que los adultos mayores no intentaron ajustar la tasa de pérdida de sudor para evitar una mayor deshidratación. Como resultado, experimentaron una mayor tensión en el corazón como lo demuestra un aumento más pronunciado en la frecuencia cardíaca en comparación con los hombres más jóvenes.

La literatura anterior indica que a medida que envejecemos, nuestro cuerpo responde de manera menos eficiente a la deshidratación, y algunos han sugerido que esto se debe a una capacidad deteriorada del cuerpo para 'sentir' aumentos en los niveles de sal en la sangre (es decir, falta de agua) que normalmente desencadenan sed y bebida.

Dado que la reducción en la tasa de sudoración durante la deshidratación es beneficiosa para reducir la pérdida de líquidos, los investigadores de la Unidad de Investigación de Fisiología Humana y Ambiental de la Universidad de Ottawa, en Canadá, razonaron que una sensibilidad reducida a la osmolalidad sanguínea elevada (que es una medida de la salinidad de la sangre) también puede explicar el efecto atenuado de la deshidratación sobre la pérdida de calor y la regulación de la temperatura corporal en los adultos mayores durante el ejercicio en el calor.

Para evaluar esta hipótesis, el grupo de investigación hizo que hombres jóvenes y mayores realizaran ejercicio en el calor. Antes del ejercicio, se aumentaba artificialmente el contenido de sal en sangre dándoles infusiones de solución salina.

Los participantes realizaron el ejercicio en un dispositivo llamado calorímetro directo de cuerpo entero, que rastrea con precisión la cantidad de calor perdido de todo el cuerpo, que es causado por aumentos en la sudoración y el flujo sanguíneo a la piel.

El hallazgo principal del estudio fue que, a diferencia de los adultos jóvenes, la regulación de la temperatura corporal en los adultos mayores no se vio influenciada por aumentos en la salinidad de la sangre.

Se cree que una regulación menos eficiente de la temperatura corporal y el estado de hidratación contribuye al aumento del riesgo de lesiones leves (como un agotamiento por calor) y graves (como una insolación) relacionadas con el calor, así como problemas cardíacos adversos que experimentan los adultos mayores durante el estrés por calor. como durante el trabajo ocupacional en el calor (por ejemplo, servicios eléctricos, construcción) o en sus hogares / comunidades durante las olas de calor.

Dado que los adultos jóvenes y mayores eran físicamente activos sin ninguna condición de salud crónica manifiesta, es difícil saber si nuestros hallazgos se traducen en individuos más sedentarios o en aquellos con enfermedades crónicas comunes relacionadas con la edad como la diabetes tipo 2.

El primer autor del estudio, Robert Meade, señala que, "dado que las condiciones de salud crónicas comunes relacionadas con la edad, como la diabetes tipo 2, están asociadas con una regulación menos eficiente de la temperatura corporal y el estado de hidratación, se deben realizar investigaciones futuras para ver si nuestros hallazgos se traducen o son exagerados en esas poblaciones".

"Si bien nuestro diseño de investigación nos permitió probar el efecto independiente de la osmolalidad sobre la pérdida de calor, actualmente se desconoce el efecto de la reducción del volumen sanguíneo (denominado hipovolemia) sobre la sudoración en adultos mayores", concluye.

Contador