Los hombres australianos, a la cabeza en esperanza de vida

Publicado 22/08/2019 17:16:21CET
Anciano, persona mayor
Anciano, persona mayor - GETTY IMAGES / SINAN DONMEZ - Archivo

MADRID, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los hombres australianos viven más tiempo que cualquier otro grupo de hombres en el mundo, según una nueva investigación de la Universidad Nacional Australiana que se ha publicado en la revista científica 'Population Studies'.

Este trabajo introduce una nueva forma de medir la esperanza de vida, teniendo en cuenta las condiciones históricas de mortalidad por las que han pasado las generaciones más viejas de hoy. Según esta medida, los hombres australianos, en promedio, viven hasta los 74,1 años. Las noticias también son buenas para las mujeres australianas; el estudio muestra que ocupan el segundo lugar, por detrás de sus contrapartes suizas.

El doctor Collin Payne codirigió el estudio, que utilizó datos de 15 países de Europa, Norteamérica y Asia con altas expectativas de vida. "La creencia popular es que Japón y los países nórdicos lo están haciendo muy bien en términos de salud, bienestar y longevidad. Pero Australia está en ese mismo escalón", explica el investigador.

Según Payne, los resultados "tienen mucho que ver" con la estabilidad a largo plazo y el hecho de que Australia "haya tenido un alto nivel de vida durante mucho, mucho tiempo". "Cosas simples como tener suficiente para comer, y no ver muchos conflictos importantes juegan un papel clave, asegura el investigador".

El estudio agrupó a las personas por año de nacimiento, separando las muertes 'tempranas' de las 'tardías', para llegar a la edad en la que alguien puede ser considerado un sobreviviente 'por encima de la media'. "La mayoría de las medidas de la esperanza de vida se basan únicamente en las tasas de mortalidad en un momento dado. Básicamente, si se toma un grupo hipotético de personas y se les somete a las tasas de mortalidad que un país experimentó en 2018, por ejemplo, vivirían a una edad promedio de 80 años", detalla el científico.

"Pero eso no te dice nada sobre el curso de la vida de las personas, como lo han vivido hasta la vejez. Nuestra medida tiene en cuenta el curso de la vida, incluyendo las tasas de mortalidad de hace 50, 60 ó 70 años. Lo que importa es que estamos comparando un grupo de personas que nacieron en el mismo año, y por lo tanto han experimentado condiciones similares a lo largo de su vida", considera Payne

El doctor asegura que este método permite ver claramente si alguien está alcanzando la esperanza de vida de su cohorte. "Por ejemplo, cualquier hombre australiano que tenga más de 74 años de edad y que sepamos con un cien por cien de certeza que ha sobrevivido a la mitad de su cohorte, es un superviviente por encima de la media en comparación con sus pares nacidos en el mismo año. Y esas cifras son más altas aquí que en cualquier otro lugar en el que hayamos medido la esperanza de vida", insiste.

Por otro lado, puntualiza que cualquier hombre que haya muerto antes de los 74 años "no está a la altura de la esperanza de vida de su cohorte". Payne señala que hay una serie de factores que podrían haber contribuido a que Australia salte a la delantera en estos nuevos 'rankings'.

"La mortalidad era muy alta en Japón en los años 30, 40 y 50. En Australia, la mortalidad era realmente baja durante ese tiempo. Los hombres franceses, por ejemplo, bajan porque muchos de ellos murieron durante la Segunda Guerra Mundial, algunos por conflictos directos, otros por condiciones de la infancia", concluye Payne, que ahora espera obtener suficientes datos para ver cómo han cambiado las clasificaciones en los últimos 30 o 40 años.