Publicado 02/03/2022 13:21

Los hombres de 50 años son los más propensos a sufrir hernias discales, según experto

El doctor Manuel González Murillo, especialista en cirugía de columna, apunta la vida sedentaria, la obesidad, las actividades repetidas de flexión y extensión, los levantamientos de peso, el tabaquismo y la genética, entre los factores de riesgo.
El doctor Manuel González Murillo, especialista en cirugía de columna, apunta la vida sedentaria, la obesidad, las actividades repetidas de flexión y extensión, los levantamientos de peso, el tabaquismo y la genética, entre los factores de riesgo. - HOSPITAL NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los hombres que tienen entre 40 y 50 años tienen más probabilidades de sufrir hernias discales, debido a la vida sedentaria, obesidad, actividades repetidas de flexión y extensión, entre otras, según el cirujano ortopédico y traumatólogo del Hospital Nuestra Señora del Rosario (Madrid), Manuel González Murillo.

La mayor parte de las hernias, refiere este especialista en cirugía y endoscopia de columna, se trata de una manera conservadora, sin intervención quirúrgica, con analgésicos, rehabilitación o infiltraciones. Sin embargo, "cuando fracasa la terapia conservadora, debemos indicar un tratamiento quirúrgico, esto es, la endoscopia de columna", ha comenta el doctor, quien ha añadido que esta cirugía está indicada para la hernia discal con compresión de elementos neurales, pero también en casos de estenosis de canal y foraminal.

La endoscopia, tal y como ha detallado, consiste en la introducción de una cámara (incisión menor de 1 centímetro) en el interior de la columna vertebral, sin la sección de músculos. "Esto nos permite una visualización directa de las estructuras y un
acceso completo a la hernia discal con un menor daño que las técnicas convencionales", ha detallado.

Entre las ventajas de la técnica, el experto ha destacado que hay un menor daño en los tejidos y una incisión más pequeña, la recuperación es más rápida y se retorna a la vida cotidiana a las seis semanas máximo y menos complicaciones quirúrgicas.

"En resumen, en el caso de la endoscopia de columna, seguimos la regla de 1-1-1, es decir, 1 centímetro de incisión, 1 hora de cirugía y 1 mes de recuperación", ha concluido.