Actualizado 10/10/2011 20:32 CET

La hipertrigliceridemia puede ayudar a detectar precozmente alteraciones metabólicas y cardiovasculares

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

Una investigación española liderada por un equipo de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) sugiere que los niveles elevados de triglicéridos en la sangre, lo que se conoce como hipertrigliceridemia, puede ser un marcador potencial para la detección temprana del síndrome metabólico y la diabetes, así como del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Así se desprende de los resultados de un estudio que publica en su último número la revista 'European Journal of Internal Medicine', para el que se reclutaron un grupo de sujetos de ambos sexos y diferentes edades diagnosticados con hipertrigliceridemia, con más de 200 miligramos por decilitro (mg/dl).

Los resultados mostraron también que los individuos presentaban una prevalencia muy alta de síndrome metabólico (79,6%), con independencia de los niveles en plasma de triglicéridos.

De igual modo, los valores de prevalencia que se observaron para la hipertensión, diabetes y enfermedad cardiovascular fueron de 50,9 por ciento, 33,5 por ciento y 14,6 por ciento, respectivamente.

Por otra parte, se comprobó que la prevalencia de enfermedad cardiovascular entre los individuos sometidos al ensayo fue de 7,6 por ciento en sujetos con síndrome metabólico, y 2,9 por ciento en sujetos sin síndrome metabólico. De estos datos se deduce que el 95,9 por ciento de pacientes con enfermedad cardiovascular presentaban también síndrome metabólico.

Según explica el catedrático de Medicina de la UCM y coautor del estudio, Jesús Millán, en declaraciones al Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC), "la hipertrigliceridemia, independientemente de los niveles en plasma de triglicéridos, podría ser clínicamente útil para detectar sujetos con síndrome metabólico y diabetes, así como el riesgo de enfermedad cardiovascular".

"Podría usarse como marcador para la detección precoz de estas alteraciones metabólicas y cardiovasculares", asegura Millán.