Publicado 20/03/2022 09:03

Qué hemos aprendido en estos dos años de pandemia a juicio de los expertos: ¡más de lo que piensas!

Archivo - Recurso vacuna contra la covid-19. Coronavirus.
Archivo - Recurso vacuna contra la covid-19. Coronavirus. - PLYUSHKIN/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 20 Mar. (EDIZIONES) -

   Hace unos días se cumplieron los dos años del confinamiento. Algo que ni nuestras abuelas hubieran pensado. Pero sí, estuvimos prácticamente dos meses en nuestras casas por culpa de un virus cuyo nombre ya todos conocemos, el SARS-CoV-2, nuevo totalmente, de la familia de los coronavirus, que hasta ahora solo destacaban por los catarros, y que en este caso provoca una infección llamada COVID-19, que ha resultado mortal en más de 100.000 españoles, o hasta en 162.000 según la revista científica 'The Lancet', pero ese baile de cifras es otra historia.

   Preguntamos a varios expertos sobre qué es lo que hemos aprendido en estos dos años de pandemia y casi todos coinciden en la necesidad de invertir en Ciencia, en lo importante que es para el progreso, pero sobre todo a la hora de velar por nuestra propia salud; así como en la necesidad de que se informe correctamente a la ciudadanía y las decisiones se consulten y tomen en función de lo que piensan quienes saben de la materia, que son los científicos.

   En primer lugar, charlamos en Infosalus con la presidenta de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), con Elena Vanessa Martínez, quien destaca primeramente que en estos dos años de pandemia se ha verificado la importancia del trabajo multidisciplinar, la importancia de trabajar con expertos en su campo y con profesiones diferentes.

   "Cuando intentas analizar un problema de salud necesitas a los clínicos, que son los que tratan, a los expertos en vacunas o a los investigadores, a una gran cantidad de personas porque todas trabajan con el mismo objetivo y con la idea de que no se escape nada que pueda ser útil para el control de la enfermedad", subraya esta experta.

   En segundo lugar, señala que se ha visto la necesidad que existe de reestructurar la salud pública, "para ser capaces de afrontar todo lo que hay que hacer", vigilando todas las enfermedades, incluso los factores ambientales que afectan a la salud de la población y aportando recomendaciones.

   "También hemos sido testigos de la fortaleza de los profesionales sanitarios y de los trabajadores de la salud pública, incluso de Protección civil, que se encontraban a disposición de lo que era necesario en cada momento", añade epidemióloga.

   Por otro lado, el doctor Marcos López, presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), considera que en estos dos años de pandemia se ha constatado que la inversión en ciencia es fundamental, así como necesaria para salir de las crisis.

   Cree que se ha hecho palpable en este periodo de tiempo que la colaboración entre todos los agentes también es esencial, eliminando las barreras burocráticas y administrativas, y yendo a situaciones más practicas al salir de los problemas.

   "Vamos a ver que las pandemias cada vez se repiten de forma más frecuente y es probable que en nuestra experiencia vital nos enfrentemos a otro tipo de pandemias y epidemias, y aprendamos de lo vivido para poder actuar", subraya a Infosalus.

UN MEJOR CONOCIMIENTO DE LA ENFERMEDAD

   A su vez, Pere Domingo, coordinador Covid del Hospital Sant Pau de Barcelona, celebra por su lado que en estos daños de pandemia hayamos logrado un mejor conocimiento de la COVID-19, una patología nueva y con la que no habíamos tenido contacto previo, y que no sabíamos manejar. "Hemos aprendido cómo funciona la enfermedad y cómo podemos tratarla de la mejor manera, tanto en los pacientes más leves como en los más graves", añade.

   Resalta este experto en enfermedades infecciosas también el desarrollo en tiempo récord de vacunas "altamente eficaces" para protegernos de la hospitalización y de la muerte por infección de SARS-CoV-2, "un hito importantísimo", según destaca.

   Ahora bien, el doctor Domingo reconoce que si algo ha demostrado esta epidemia es que el SARS-CoV-2 es un virus "impredecible" y los humanos son "egoístas y para nada altruistas", dada la inequidad en la distribución de las vacunas, por ejemplo. "También en este sentido hemos visto que falta mucho liderazgo para manejar la pandemia desde el punto de vista de los políticos y una información que podía haber sido más clara", remarca.

REFORZAR LA GESTIÓN EN LAS RESIDENCIAS

   Mientras, la expresidenta de la Sociedad Española de Inmunología y catedrática del ramo, la doctora África González, subraya que dos cosas que no se hicieron bien en esta pandemia: cómo se llevó el tema desde el punto de vista sanitario de las residencias, un tema a abordar y debe haber cordón sanitario directo entre centros de salud hospitales y residencias y "aquí claramente hemos visto que hay un problema muy serio"; o el que no se deberían haber confinado a los niños. "No tenía ningún sentido que se pudiera pasear a las mascotas y no pasear a los niños, cuando no son población especialmente vulnerable, ni tampoco que fueran supercontagiadores", lamenta.

   Considera que estas dos medidas se tienen que abordar para posibles futuras pandemias, al tiempo que apunta sobre la importancia de la Ciencia y de la inversión económica en ella, así como el poner muchos científicos y mentes pensantes centradas sobre el mismo punto. "Hemos podido tener vacunas eficaces en menos de un año, algo absolutamente impensable, pero hemos estado las agencias reguladoras, los científicos, los gobiernos encima. Hemos aprendido que las vacunas de RNA han venido para quedarse, se han desarrollado fármacos en tiempo récord", valora la inmunóloga.

POLITIZAR MENOS

   Por otro lado, defiende que se debería dar más poder a la OMS y se politice menos la pandemia, que no se use como arma arrojadiza. "La OMS es la entidad que más sabe de pandemias y donde fundamentarse y basarse. Se debe contar con personas que trabajen y sepan de los temas para gestionarlas. Esta pandemia ha permitido mostrar que había mucha gente detrás trabajando", subraya.

   Asimismo, Alfredo Corell, catedrático de Inmunología y premio CSIC-BBVA a la Comunicación Científica 2021, considera que en estos dos años de pandemia se ha comprobado una vez más cómo la Ciencia es un vehículo para salir de este tipo de problemas. "Hay que apoyarse en ella y por tanto ahí tenemos una asignatura pendiente. Es necesario que haya asesoría científica en el gobierno, en los parlamentos, en los jueces, y en los medios de comunicación. La Ciencia es una herramienta imprescindible para salir de estos problemas y para marcar la tecnología del futuro y todos los poderes del Estado deben estar asesorados científicamente", insiste.

   A su juicio, estos dos años de pandemia han demostrado que la ciudadanía española "ha sido ejemplar" en la opción de la vacunación, y dice que muchos países nos envidian por nuestras "excepcionales tasas". "Esto a pesar de que ha habido por parte de las autoridades sanitarias una comunicación muy deficiente, que se ha asumido por otras vías, como algunos medios de comunicación, redes sociales, o por divulgadores científicos. Cree que hay que comunicar y hacer pedagogía con la población porque es la "mejor manera" de que se hagan las cosas con conocimiento de causa, según defiende Corell.

   Este inmunólogo reconoce en última instancia que uno de los aprendizajes más duros de estos dos últimos años ha sido el ser conscientes de que tenemos un "riesgo tremendo" de desinformación gracias a los bulos, a las 'fake news', así como el impacto que estos pueden tener por ejemplo en redes sociales. "Antes un desequilibrado decía una barbaridad y no salía de su puerta. Pero ahora, con las redes sociales, se tiene un auditorio enorme. Esto hay que regularlo y enseñar a los ciudadanos a contrastar información y a tener un espíritu crítico", sostiene.