Hallan una molécula que protege contra el crecimiento de la salmonella

Salmonella
PIXABAY - Archivo
Publicado 31/07/2018 7:55:55CET

   MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de la Universidad de Stanford (Reino Unido) han identificado una molécula que sirve como protección natural contra la salmonella, uno de los patógenos intestinales más comunes, en el tracto intestinal de los ratones.

   En el trabajo, publicado en 'Cell Host y Microbe', los científicos determinaron que el propionato, un subproducto del metabolismo de un grupo de bacterias llamado bacteroide, no desencadena la respuesta inmune para bloquear al patógeno, si bien esta molécula prolonga el tiempo que en el que el patógeno comienza a dividirse y a provocar los síntomas como, por ejemplo, diarrea, fiebre o calambres abdominales.

   La salmonella causa alrededor de 1,2 millones de enfermedades, 23.000 hospitalizaciones y 450 muertes en todo el país cada año, siendo la mayoría de los casos causados por alimentos contaminados. Durante años, los científicos han estado utilizando diferentes cepas de ratones para determinar cómo diversos genes podrían influir en la susceptibilidad a padecer la infección por patógenos intestinales, si bien esta es la primera vez que los investigadores observan cómo la variabilidad de las bacterias intestinales en estos ratones podría contribuir a sus diferentes respuestas a los patógenos.

   "La microbiota intestinal es un ecosistema increíblemente complejo. Trillones de bacterias, virus y hongos forman complejas interacciones con el huésped y entre ellos en un ambiente heterogéneo y densamente poblado. Debido a esto, es muy difícil identificar las moléculas únicas de bacterias específicas en el intestino que son responsables de características específicas como la resistencia a los patógenos", han dicho los expertos.

   En el trabajo, los científicos determinaron que las diferencias en el crecimiento de salmonella podrían atribuirse a la composición natural de las bacterias en los intestinos de cada cepa de ratón. Hicieron esto mediante la realización de trasplantes fecales, que consistió en dar a los ratones antibióticos para eliminar su composición habitual de bacterias intestinales y luego reemplazar la comunidad microbiana con las heces de otros ratones, algunos de los cuales eran resistentes a la infección por salmonella .

   Posteriormente, los investigadores determinaron qué microbios eran responsables de una mayor resistencia a la infección por salmonella mediante el uso de herramientas de aprendizaje automático para identificar qué grupos de bacterias eran diferentes entre las cepas.

   Así, identificaron un grupo específico de bacterias, denominadas bacteroides, que era más abundante en ratones trasplantados con la microbiota que protegía contra salmonella. Estas bacterias producen ácidos grasos de cadena corta tales como formiato, acetato, butirato y propionato durante el metabolismo, y los niveles de propionato fueron tres veces mayores en ratones que estaban protegidos contra el crecimiento de salmonella.

   Luego, los investigadores trataron de determinar si el propionato protegido contra la salmonella aumentaba el sistema inmunitario como lo hacen otros ácidos grasos de cadena corta. Los científicos examinaron su modelo de salmonella para determinar el impacto potencial del propionato en el sistema inmune pero descubrieron que la molécula tenía un efecto más directo sobre el crecimiento de salmonella. El propionato actúa sobre la salmonella al disminuir drásticamente su pH intracelular y, por lo tanto, aumenta el tiempo que demora la bacteria en comenzar a dividirse y crecer, encontró el estudio.

   "Colectivamente, nuestros resultados muestran que cuando las concentraciones de propionato, que es producida por bacteroides, en el intestino son altas, la salmonella no puede elevar su pH interno para facilitar las funciones celulares necesarias para el crecimiento", han zanjado los investigadores.