Publicado 24/03/2022 07:18

Hallan cómo activar células 'asesinas' del sistema inmunitario para protegerlas contra el cáncer y otras enfermedades

Archivo - Células cáncer. Mielodisplasia
Archivo - Células cáncer. Mielodisplasia - MOHAMMED HANEEFA NIZAMUDEEN/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación revela los factores que controlan la interacción de las células asesinas naturales (NK) -que forman parte de la respuesta inmunitaria innata, o de primera línea, del organismo- con las células tumorales, las infecciones víricas y los trasplantes de órganos sólidos.

Los resultados, publicados en la revista 'Science Advances' y descubiertos por investigadores del Hospital General de Massachusetts (MGH), en Estados Unidos, podrían servir para proteger a las personas del cáncer, los patógenos invasores, la autoinmunidad, las enfermedades inflamatorias y el rechazo de trasplantes.

Las células NK pueden eliminar eficazmente las células diana en la sangre, pero no consiguen matar las células infectadas y cancerosas en tejidos y órganos como la piel, el tracto gastrointestinal, el páncreas y la mama.

"Esta profunda carencia de la función asesina de las células NK en los órganos sólidos ha dejado perplejo al campo de la biología de las células NK durante los últimos 60 años", afirma el doctor Shawn Demehri, inmunólogo del cáncer, dermatólogo e investigador principal del Centro de Inmunología del Cáncer del MGH y del Centro de Investigación de Biología Cutánea.

El trabajo de Demehri en los últimos años ha descubierto una novedosa explicación de por qué las células NK pierden su capacidad de matar células diana en órganos sólidos: Los órganos están formados por células incrustadas en una densa matriz extracelular (MEC), una elaborada matriz de proteínas que forma un andamiaje para mantener la estructura e integridad del órgano.

Las interacciones entre las células NK y las proteínas de la MEC provocan un cambio inmediato en la función de las células NK, que pasan de ser células asesinas a células auxiliares cuando salen de los vasos sanguíneos y entran en los órganos sólidos. Como células auxiliares, las células NK producen moléculas que activan y apoyan a otras células inmunitarias vecinas.

Demehri y su equipo postulan que la rápida respuesta asesina de las células NK en la sangre y el retraso en la respuesta de ayuda en los tejidos y órganos pueden explicarse por una presión de selección evolutiva para prolongar la supervivencia humana.

"La infección de la sangre requiere un control inmediato por parte de las células NK para garantizar la supervivencia del huésped; sin embargo, la supresión de una función asesina directa de las células NK en los tejidos periféricos puede evitar una reacción excesiva ante insultos localizados, lo que podría predisponer al paciente a un daño excesivo de los tejidos y al desarrollo de una inflamación crónica", afirma Demehri.

"Mientras tanto, una función de ayuda para el desarrollo de una respuesta inmunitaria adaptativa general más específica y adecuadamente fuerte puede ser la más adecuada para combatir las infecciones víricas en los tejidos periféricos", añade.

En este último trabajo sobre trasplante de piel y modelos de melanoma en ratón, los investigadores identificaron que los colágenos y la elastina -proteínas principales de la MEC que abundan en los órganos sólidos- son los reguladores clave de la función de las células NK en los tejidos y los cánceres.

"Nuestro descubrimiento fundamental de cómo se regulan las células NK en los tejidos periféricos tiene amplias implicaciones para los pacientes con diversas condiciones de salud", destaca el coautor principal Maulik Vyas, becario postdoctoral en el Centro de Inmunología del Cáncer en MGH.

"Las estrategias para modular la interacción entre las células NK y las MEC en los órganos pueden proporcionar terapias novedosas para combatir los cánceres sólidos, las infecciones virales, las afecciones inflamatorias, las enfermedades autoinmunes y la fibrosis, y para mejorar el trasplante de órganos", prosigue.

Por ejemplo, los científicos demostraron por primera vez que el losartán, un fármaco que se utiliza habitualmente para tratar la hipertensión, puede hacer que un melanoma previamente resistente se vuelva sensible a la eliminación de las células NK al bloquear el depósito de colágeno en el tumor. El hallazgo es significativo porque el colágeno suele ser abundante en los cánceres sólidos, incluidos los de mama y páncreas.

"Nuestros datos apoyan firmemente el concepto de bloquear las interacciones entre las células colágeno-NK en combinación con las inmunoterapias actuales para el tratamiento óptimo de los cánceres sólidos", dice Vyas.

"Y nuestros hallazgos proporcionan una sólida justificación para que la investigación futura comprenda plenamente cómo las proteínas de la MEC regulan las respuestas de las células NK y otras células inmunitarias en la salud y la enfermedad --subraya--. Esto ampliará en gran medida el desarrollo de futuras terapias que exploten las interacciones entre las proteínas ECM y el sistema inmunitario en el tratamiento de una gran variedad de enfermedades".

Para leer más