Hacerse pis en la cama, una experiencia traumática que tiene solución

Publicado 20/11/2019 13:14:50CET
Los niños con enuresis a menudo viven esta experiencia de forma traumática, al nivel del divorcio de los padres.
Los niños con enuresis a menudo viven esta experiencia de forma traumática, al nivel del divorcio de los padres. - KOS COMUNICACIÓN

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

Con motivo del Día Mundial de la Infancia, celebrado este 20 de noviembre, el jefe de Urología del Hospital Santa Cristina de Madrid, director del Instituto Urológico Madrileño y autor del libro 'Por qué se orinan los niños en la cama', el doctor Juan Carlos Ruiz de la Roja, ha señalado que el niño que sufre enuresis lo vive como una de las experiencias más traumáticas de su vida, y que debe normalizarse y tratarse adecuadamente.

Tal y como ha explicado el doctor, los niños que padecen enuresis, aproximadamente el 16 por ciento de la población de 5 años y el 10 por ciento con 6 años, viven su problema como una de las situaciones más traumáticas en su vida, equiparable a acontecimientos como el divorcio de sus padres.

La enuresis, definida como la emisión de orina durante el sueño con cierta periodicidad, en niños mayores de cinco años y sin despertar es, según la Organización Mundial de la salud (OMS), una enfermedad y los pediatras consideran que está infradiagnosticada e infratratada.

Las causas, ha apuntado el doctor, pueden ser varias, pero en la mayoría de los casos, se debe a la producción excesiva de orina y/o a la capacidad reducida de la vejiga, unidos a un sueño profundo que impide al niño despertar. El doctor ha indicado también que existen estudios que apuntan a un factor hereditario determinante y que el riesgo de enuresis es entre 5 y 7 veces mayor entre los niños con un padre enurético y aproximadamente 11 veces más cuando los dos padres la sufrieron en su infancia.

"En estos casos sorprende especialmente la desatención si se tiene en cuenta cómo sufrieron sus padres la situación y las posibilidades que hoy en día les ofrece la medicina para poder atajar el problema", ha comentado el doctor Juan Carlos Ruiz de la Roja, que ha indicado que una parte importante de los padres evita abordar el problema, lo que puede provocar que este continúe en la adolescencia e incluso en la edad adulta.

El desconocimiento o, en muchos casos, la vergüenza de reconocer públicamente el problema, hace que no se aborde de manera adecuada, que los padres no acudan al pediatra, y no se intente poner solución, con las consecuencias en la autoestima, socialización, rendimiento escolar o sueño, entre otros, que los expertos nos indican se ven severamente afectados y que les llevan a evitar pasar la noche en casa de amigos o familiares, o acudir a excursiones del colegio o campamentos de verano.

UN PADECIMIENTO CON GRAN COSTE PSICOLÓGICO

Para el director del Instituto Urológico Madrileño, además de las secuelas psicológicas que deja el que un niño se haga pis y no se le trate, las consecuencias suponen un trastorno en la vida familiar, "ya que muchas veces los padres se despiertan varias veces en la noche para que su hijo no se orine y al final, además de no conseguir el objetivo, terminan por no descansar adecuadamente ni los padres ni el niño", ha relatado.

Otro trastorno a tener en cuenta es lo que supone el lavado de sábanas diario así como el consumo de pañales, o tener que cambiar con frecuencia de colchón. "Todo ello se evaluó desde nuestro Instituto en un coste de alrededor de 1.200 euros anuales, lo que agrava en mayor medida el problema, teniendo en cuenta que el cien por cien de estos niños pueden ser diagnosticados y tratados adecuadamente" ha asegurado.

El experto ha concluido instando a que pediatras, padres y educadores hablen de la enuresis sin tapujos, que busquen ayuda y que normalicen el problema para mitigar el impacto de la enfermedad en la autoestima del niño.

Contador