Actualizado 15/06/2022 16:12

Qué hacer si una persona se está ahogando

Archivo - Ahorse
Archivo - Ahorse - SOUTH_AGENCY/ ISTOCK - Archivo

   MADRID, 15 Jun. (EDIZIONES) -

   Ahogamientos hay a lo largo de todo el año, no lo olvidemos; si bien ahora con la llegada del buen tiempo y del calor pasamos más tiempo en el mar y en las piscinas, con el correspondiente aumento de estos accidentes que, tampoco lo olvidemos, son 100% prevenibles.

Entrevistamos en Infosalus a Roberto Barcala, coordinador del grupo de Socorrismo de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) quien advierte de que, previsiblemente, las cifras de muertos por ahogamiento están infravaloradas porque el problema es más profundo.

   "Por cada ahogado muerto, entre 3 y 5 personas requieren de los servicios de urgencias para un tratamiento para mitigar el ahogamiento. Así, esta cifra de muertos hay que multiplicarla por 5, porque hay personas que se ahogan pero que no se mueren y desarrollan morbilidades o consecuencias en el largo plazo. Lo que nosotros conocemos es la punta del iceberg", advierte.

   Así, detalla que lo primero que debemos hacer para evitar los ahogamientos es la prevención, desde las escuelas, la casa, o los medios de comunicación, haciendo que el ahogamiento no sea algo estacional, sino un hecho que debe estar igual de presente que por ejemplo la seguridad vial. "Todos tenemos esa responsabilidad porque el mejor rescate es el que no se realiza. El 100% de los ahogamientos son prevenibles", subraya.

   Advierte de que los niños se mueren entre las 3 y las 6 de la tarde en las piscinas, esto implica que se mueren porque los padres están en las sobremesas, o en las siestas; de forma que insiste en que lo primero es la prevención.

   "Si esto falla y vemos a alguien que se ahoga y no somos profesionales del rescate, ni con las competencias adecuadas para sacar a una persona del agua, la recomendación es no meterse porque puede haber dos ahogamientos en lugar de solo uno. No es lo mismo nadar hacia alguien que nadar con alguien", avisa Barcala.

   Con ello, señala que en estos casos lo idóneo sería en primer lugar llamar al 112 y después lanzar algún objeto sobre el que la víctima se pueda agarrar o flotar, como un remo, una rama, un flotador; cualquier cosa que le permita salir del agua. "En las piscinas suele haber estos elementos para ayudarles a salir y en el mar algún objeto con el que pueda flotar. De hecho, la recomendación es que si no sabes, avisa y no te metas, lánzale algo y vigila hasta que llega alguien para poder ser rescatado", reitera el experto de SEMES.

SI ERES UN PERSONAL CAPACITADO

   En caso de tener conocimientos, si es un profesional del rescate, o bien una persona con alta competencia como surfista, con material de flotación, y además se lo encuentra al lado, lo primero es sacarlo del agua lo antes posible, "cuanto más estemos en el agua, más exposición al riesgo tenemos", y prevenir la sumersión (el tiempo debajo del agua), el factor más determinante para la mortalidad de una persona que está en el agua.

   "Cuanto más tiempo está, más aspiración de agua, y por tanto más daño a nivel pulmonar y por tanto más gravedad. La clave es interrumpir el proceso de ahogamiento, ponerlo con vías aéreas fuera del agua, y ya fuera los profesionales de emergencias son los que tienen que actuar y realizar el tratamiento que corresponda", agrega Barcala.

   Si la víctima está en parada cardiorrespiratoria hay que iniciar las maniobras de reanimación cardiopulmonar, prosigue. "En el caso del ahogado, lo más importante son las ventilaciones. Una víctima ahogada necesita aire, oxígeno y, por tanto, hay que iniciar con 5 ventilaciones de rescate, el boca a boca, y después, continuar la secuencia 30 compresiones-2 ventilaciones (15 compresiones y 2 ventilaciones si son niños; pero siempre con las 5 iniciales)", detalla el coordinador del grupo de Socorrismo de SEMES.

TIPS PARA PREVENIR AHOGAMIENTOS

   Con todo ello, el especialista de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) enumera una serie de consejos para evitar los ahogamientos:

   1.- Información.

   2.- Ir a playas o piscinas que estén vigilancia, porque los índices de ahogamiento son más bajos si la hay.

   3.- Respetar las señalizaciones, los colores de la bandera (rojo prohibido, amarillo precaución, verde bañarse pero también con precaución)

4.- Nunca bañarse solo. Todos nos hemos mareado alguna vez. Si esto ocurre en el medio acuático y estamos solos nos podemos ahogar.

   5.- Si somos nadadores en el medio acuático natural siempre ir con algún elemento de visibilidad que nos señale para evitar que las embarcaciones puedan colisionar contra nosotros.

   6.- Con los niños guardar la distancia de vigilancia de no más de un brazo. Hay que agarrar a ese niño, nunca se deben bañar solos, y hay que estar todo el rato con ellos.

   7.- Una cosa es la natación y otro el conocimiento del riesgo y las habilidades de autorrescate en el medio acuático. Saber nadar no es un salvoconducto para que los niños no se ahoguen.

   8.- Las piscinas en los hogares deben tener cuando no son supervisadas una barrera perimetral o alguna protección para que los niños no puedan acceder, y si estás en tu casa y falta tu niño donde primero que debes buscar es en la piscina. Los ahogamientos en los niños ocurren de pocos segundos a muy pocos minutos.

Contador