7 hábitos saludables que no debes dejar de aplicar

COMER FRUTA, MANZANA
GETTY IMAGES / WEBPHOTOGRAPHEER
Actualizado 23/09/2018 11:03:57 CET

   MADRID, 23 Sep. (EDIZIONES) -

   Sin duda la salud es el bien más preciado que tiene el ser humano, entendida como un bienestar físico y psíquico que nos permite una actividad diaria satisfactoria. La falta de salud conlleva limitación y sufrimiento. Por ello, todos debemos implicarnos en el autocuidado de nuestra salud, bien para prevenir que aparezca o progrese una enfermedad, o bien para conseguir la restitución de la normalidad.

   "El individuo o paciente ha dejado de ser un agente pasivo, que actuaba bajo la protección y el paternalismo del médico, y se ha convertido en el principal garante de su propia salud", afirma en una entrevista con Infosalus el jefe de servicio de Medicina Interna del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, el doctor Luis Manzano.

   Sobre la edad en la que debemos empezar a cuidarnos, el catedrático de Medicina y profesor en la Universidad de Alcalá subraya que el autocuidado debe formar parte de la cultura de la sociedad actual, comenzando desde la infancia con una adecuada educación sanitaria.

   "Ello podría evitar problemas tan importantes hoy día como la obesidad, el tabaquismo, el consumo de tóxicos o el sedentarismo. En cuanto a la edad de realización de consultas o revisiones médicas preventivas de enfermedad cardiovascular, la recomendación actual es comenzar a partir de los 18-20 años, y repetirla cada 3-5 años", advierte.

   Esa consulta debe incluir, según precisa, además de los factores de estilo de vida mencionados anteriormente, el tipo de dieta, la predisposición familiar, la toma de la presión arterial y el análisis de la glucemia y de los valores de lípidos, en especial del 'colesterol malo' o 'LDL'. Además, ve aconsejable para la prevención cardiovascular, en edades más avanzadas, llevar a cabo valoraciones preventivas de determinadas enfermedades neoplásicas (mama, colon, cuello de útero, entre otras), infecciosas (hepatitis, VIH, entre otras), así como otros problemas como la osteoporosis.

   Asimismo, el doctor Manzano resalta que cuanto más nos cuidemos en el día a día mejor será nuestra salud en la tercera edad. "La salud es un patrimonio que tenemos que cuidar para que nos dure lo máximo posible. Hoy día la edad es muy relativa. Es habitual en los tiempos actuales encontrar pacientes de edad muy avanzada, mayores de 85-90 años con una calidad de vida excelente, tanto física como psíquicamente", celebra.

   Por lo general, indica que las personas que más se cuidan son pacientes no obesos, que nunca han fumado y que han seguido una dieta adecuada y una vida activa. "Estas personas pueden tener aún una esperanza de vida de 5-10 años, o incluso más, y no se les debe privar de procedimientos invasivos meramente por la edad. Con seguridad, muchos individuos de las generaciones actuales, de menos de 50 años y sensibilizados con el autocuidado, podrán alcanzar una esperanza de vida de más de 90 años", resalta el especialista en Medicina Interna.

   Por ello, en el día a día dice que debemos evitar especialmente los hábitos tóxicos, tales como el tabaco y el consumo excesivo de alcohol, así como el sedentarismo y una dieta rica en grasas animales. "Me gustaría recalcar que el alcohol, fundamentalmente el vino, tomado en cantidades moderadas ( 1 copa de vino al día), siempre y cuando no exista una enfermedad clínica relacionada con su consumo, como una enfermedad hepática o cardiológica, en absoluto es perjudicial, e incluso podría ser beneficioso", resalta.

   Así con todo, el especialista del Hospital Ramón y Cajal de Madrid enarbola una lista de consejos diarios que podemos mantener en el largo plazo para una mejor salud:

   1.- Andar para cualquier desplazamiento corto, tanto dentro del centro de trabajo como fuera del mismo.

   2.- Evitar la comida rápida.

   3.- Tomar abundante fruta y verdura.

   4.- Consumir alcohol moderadamente.

   5.- Pesarse diariamente.

   6.- Ir al gimnasio o andar a ritmo rápido 5 veces a la semana.

   7.- Acostumbrarse a la dieta mediterránea (aceite de oliva, pescado, frutas verdearas, cereales, legumbres).