Actualizado 29/04/2011 21:09 CET

Una guía ayuda a los pacientes asmáticos a reconocer los empeoramientos de sus síntomas

MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

Carburos Médica ha editado una guía de educación sanitaria para pacientes asmáticos con el objetivo de ayudarles a controlar mejores enfermedad e identificar cuándo se produce un empeoramiento de sus síntomas para poder combatirlos.

El desarrollo de una crisis asmática depende del estado de los bronquios y, sobre todo, de la exposición a ciertos desencadenantes que el paciente debe evitar, como la inhalación de alérgenos, humo del tabaco, infecciones víricas (gripe, resfriado), contaminantes del aire, ciertos ejercicios físicos, algunos alimentos o incluso, ciertos medicamentos.

Para su mejor manejo, recomiendan que el control de la sintomatología se haga diariamente, registrando el valor de flujo espiratorio máximo mediante un medidor.

Ante la presencia de una crisis asmática, el paciente debe mantener la calma, tomar la medicación indicada por el especialista, ingerir abundante líquido y acudir a urgencias si los síntomas no remiten.

Durante la crisis de asma, la estrategia terapéutica utilizada por los especialistas es la administración tanto de broncodilatadores de acción rápida, así como oxígeno cuando resulte necesario.

El objetivo es preservar la vida del paciente y reducir los síntomas lo más rápidamente posible, mediante el descenso de las resistencias de las vías respiratorias y la correcta oxigenación de la sangre. Transcurrida la fase aguda, el paciente ha de retomar su medicación de base.

Por otro lado, en la guía también se aborda el papel que puede jugar el ejercicio físico en estos pacientes, ya que durante años se ha considerado que no podían practicar ningún tipo de deporte.

Actualmente, y con la detección adecuada y tratamiento pertinente, aquellas personas que padecen asma y broncoespasmo inducido por el ejercicio físico son capaces de hacer prácticamente cualquier tipo de ejercicio, lo que redundará en una mejor salud física y emocional.

NATACIÓN Y ARTES MARCIALES

Entre las distintas actividades, la natación es considerada como el deporte de elección para los asmáticos, si bien esta manual también recomienda otras actividades deportivas, en las que se realizan esfuerzos cortos y no muy frecuentes, como ocurre en las artes marciales.

No se recomiendan, por el contrario, las actividades físicas en entornos fríos o actividades prolongadas en el tiempo sin descanso. Así mismo, debe evitarse la realización de ejercicio físico en ambientes contaminados o con humo, así como al aire libre en épocas de polinización intensa.

Por último, el manual también incluye recomendaciones para los niños, haciendo hincapié en evitar el absentismo escolar, así como en la asistencia a las clases de educación física y en que el entorno escolar esté libre de humos y contaminantes.