Publicado 16/12/2020 18:01CET

Grupos de investigación biosanitaria de Extremadura exploran los "enigmas" del SARS-CoV2

MÉRIDA, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Instituto Universitario de Investigación Biosanitaria de Extremadura (INUBE), que coordina toda la investigación en Salud que se desarrolla en la Comunidad, ha celebrado este miércoles sus I Jornadas Científicas Anuales, en las que los responsables de sus ocho grupos de investigación han expuesto los principales trabajos y líneas de actividad que vienen desarrollando en 2020.

Asimismo, las Jornadas han servido de escaparate para la presentación un ensayo clínico internacional sobre Covid-19 en el que ha participado Extremadura, así como de cuatro proyectos de investigación liderados por la Comunidad para saber más sobre los "grandes enigmas" que aún permanecen sin respuesta en relación con esta enfermedad.

Proyectos que responden a una estrategia común y cuatro áreas de trabajo fundamentales (epidemiológica, inmunológica y molecular, y una cuarta transversal de apoyo) y que abarcan aspectos como el conocimiento de las características y evolución de los pacientes diagnosticados, la definición de biomarcadores pronósticos genéticos e inmunológicos o las posibilidades de individualización de los tratamientos farmacogenéticos.

En el área epidemiológica, el gran objetivo de la estrategia promovida por el INUBE sobre la Covid-19 es generar un registro general de pacientes afectados por la enfermedad en Extremadura, coordinado por Fernando Masa, neumólogo emérito del Hospital Universitario de Cáceres y responsable del grupo CIBERRESP. El proyecto de investigación va dirigido a establecer las características y evolución de los pacientes diagnosticados por SARS-Cov2 en Extremadura.

Con relación a otros estudios, su gran aportación es que incorpora tanto pacientes hospitalizados como ambulatorios, partiendo por tanto de una gran base de datos de aproximadamente 3.000 pacientes en la que participan todos los centros de la comunidad informando de la evolución de esos pacientes, hayan necesitado o no su ingreso hospitalario.

En el área inmunológica, el proyecto de investigación promovido por el INUBE está estudiando la respuesta humoral frente a coronavirus y la monitorización de anticuerpos específicos frente a SARS-CoV2.

Coordinado por Emilio Doblaré, jefe de Servicio de Inmunología y Genética del Hospital Universitario de Badajoz y director del Biobanco del Área de Salud de Badajoz, este estudio se propone determinar la respuesta serológica en el medio y largo plazo, es decir, analizar la respuesta de anticuerpos durante un año.

Pero también persigue acercarse al papel de la influencia de la inmunidad entrenada y/o cruzada frente a otros coronavirus estacionales y catarrales que ya están en nuestro entorno, algo pionero pues "no hay estudios que lo aborden de manera integral", informa INUBE en nota de prensa.

En la línea molecular, el INUBE está tratando de dar respuesta a uno de los enigmas "más desconcertantes" de la Covid-19, que no es otro que por qué algunas personas cursan la enfermedad de manera asintomática y otras sufren una respuesta muy severa y agresiva que incluso lleva al fallecimiento.

Coordinado por José Manuel Fuentes, doctor en Bioquímica y Biología Molecular, catedrático de Bioquímica en la Facultad de Enfermería y Terapia Ocupacional en la Universidad de Extremadura e Investigador principal del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED).

El estudio Biomarcadores pronósticos genéticos e inmunológicos en la infección por COVID-19 pretende encontrar las claves que expliquen el diferente curso de la enfermedad, más allá de la edad, sexo, carga viral y comorbilidades de los enfermos.

También en la línea molecular, un cuarto proyecto de investigación coordinado por el INUBE pretende profundizar en la estrategia farmacogenética frente a la COVID19 y de forma más específica estudiar la posibilidad de aplicar la individualización de la medicina en los tratamientos para evitar reacciones adversas y también minimizar las interacciones.

Este proyecto está coordinado por Agustín Pijierro, responsable de la Unidad de Enfermedades Raras del Servicio de Medicina Interna del Hospital Infanta Cristina de Badajoz, este estudio aspira a medir las reacciones adversas e interacciones de todos los medicamentos usados para combatir la enfermedad provocada por el virus SARS-CoV-2.

Finalmente, en la Jornada celebrada por el INUBE se ha presentado la participación de Extremadura en un ensayo clínico internacional para valorar la respuesta de los pacientes a determinados tratamientos.

Coordinado por el doctor Francisco Félix Rodríguez, responsable de la Unidad de Patología Infecciosa del Hospital Universitario de Badajoz, el estudio ha incluido 400 hospitales y más de 11.300 pacientes, estableciendo la respuesta de los pacientes a tratamientos como oxigenoterapia, remdesivir, hidroxicloroquina, lopinavir con ritonavir y lopinavir con ritonavir e interferón.

Aunque el uso de remdesivir mostró una ligera tendencia a la reducción de la mortalidad, el estudio concluyó que ninguno de los fármacos utilizados redujo la mortalidad ni la necesidad de ventilación ni la duración de la enfermedad. Una de las conclusiones más valiosas de este trabajo es que resulta posible realizar durante la pandemia y en tiempo real ensayos randomizados internacionales usando una plataforma sencilla que dé respuesta a cuestiones de salud pública.