Gripe.- El Gobierno asegura que el turismo hacia España no se ve afectado y se desarrolla con "normalidad"

Actualizado 04/05/2009 13:49:02 CET

Tilda de "psicosis" la negativa de los maleteros de París-Orly a manipular equipajes españoles

BARCELONA, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Turismo, Joan Mesquida, afirmó hoy que el turismo hacia España se desarrolla con normalidad pese a la existencia de gripe A, y que por el momento no se detecta reticencia de los viajeros a elegir España como destino debido a la enfermedad.

En el caso de los maleteros del aeropuerto de París-Orly que el sábado por la tarde decidieron negarse a descargar o cargar maletas en los vuelos procedentes o con destino a aeropuertos españoles, Mesquida enmarcó esta situación en "actitudes no justificadas" producto de la "psicosis", como pasear con mascarilla por la calle o por los aeropuertos.

Al respecto, aseveró que "la situación está controlada", que el sistema sanitario español es de los mejores del mundo y que las 32 oficinas de Turismo de España están en contacto "permanente" para informar a los tour operadores internacionales.

Insistió en que la situación actual es "de alerta, pero no de alarma", y respecto a posibles afectaciones de la gripe A para el turismo en la temporada alta de verano, consideró que "todo dependerá de la evolución de la enfermedad de las próximas semanas".

Mesquida afirmó que los operadores españoles en México "están sufriendo" la reducción del turismo en la zona, aunque añadió que es "aún pronto" para que el Gobierno español estudie algún apoyo ante esta situación.

En el I Encuentro Internacional de Turismo organizado hoy por la escuela de negocios Iese, Mesquida reconoció que el turismo español sí que está sufriendo la crisis económica global, ya que "todos" los mercados emisores de turismo hacia el país están afectados por la coyuntura.

Puso como ejemplo a Europa, que supone el 93% de los visitantes que acuden a España, y donde 14 países están en recesión y se están registrando tasas de paro que no se veían desde la Segunda Guerra Mundial.

Para combatir esta situación, destacó la necesidad de "estar más presentes que nunca en la mente de los consumidores", con más promociones, presencia en ferias internacionales y colaboraciones.

Finalmente, apuntó a la innovación para incrementar el valor añadido de las instalaciones turísticas en España, así como su presencia en Internet, para captar las nuevas preferencias de los viajeros, orientadas a la búsqueda de "experiencias" nuevas.