Generar piezas dentales a partir de células madre puede llevarse a la práctica clínica "a medio plazo"

Actualizado 26/05/2011 20:14:42 CET

MADRID, 26 May. (EUROPA PRESS) -

El empleo de células madre para generar piezas dentales puede alcanzar la práctica clínica "a medio plazo", según han destacado los expertos reunidos esta semana en Oviedo en la XLV Reunión Anual de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA). Este salto cualitativo se debe fundamentalmente a los avances registrados en los últimos años sobre la utilidad y viabilidad de las células madre procedentes del ligamento periodontal.

Para ello, el profesor de Biología Craneofacial en el King's College de Londres, Paul Sharpe, que es uno de las referencias mundiales en este ámbito de investigación, explora las interacciones genéticas que controlan el desarrollo del diente, junto con la biología y las aplicaciones de las células madre dentales para hacer crecer dientes nuevos que sustituyan a los que faltan.

Aunque la tecnología que utiliza está todavía en su fase experimental, se cree que puede tener un "enorme potencial" en el reemplazo de ausencias dentarias, ya que los dientes nuevos del paciente serían exactamente iguales que los originales.

A este respecto, Sharpe ha publicado "sugerentes" estudios sobre la reparación y regeneración de estructuras dentales, ligamento periodontal y tejido pulpar previamente dañados por la enfermedad, ofreciendo algunas claves que ayudan a la mejor comprensión sobre las células madre dentales y sobre cómo funcionan en vivo para facilitar la reparación.

"Basándonos en nuestro conocimiento de los procesos de desarrollo temprano en el embrión, estamos desarrollando métodos para producir folículos dentarios que se puedan trasplantar en la boca adulta para reponer los dientes perdidos", explica Sharpe.

En concreto, en estudios con animales este grupo de investigación ha podido demostrar que se pueden identificar poblaciones de células adultas y embrionarias, y que todas ellas pueden formar un esbozo dentario que es capaz de desarrollarse como un diente completo una vez trasplantado en la boca adulta.

Una fuente de células mesenquimales "muy prometedora" son las células madre dentarias, en especial las derivadas de la pulpa de los dientes deciduos que los niños pierden de forma natural y para las que ya existen bancos. Sin embargo, actualmente se conoce poco de estas células y, por ello, el equipo Sharpe está utilizando un modelo basado en la genética del ratón para investigar el origen, localización y función de estas células tras la lesión del diente.

Durante su conferencia en la Reunión de SEPA, este experto apuntará qué nuevos tratamientos basados en células madre de la pulpa dental podrían ser utilizados en un futuro próximo. Según sus estudios, las células de la pulpa dental presentan propiedades inmunes de supresión muy similares a las de las células madre mesenquimatosas de médula ósea (que se están utilizando en ensayos clínicos como inmunosupresores). Si se demuestra esta característica de la pulpa dental, las células madre podrían proporcionar una fuente mucho más accesible de células autólogas.