Actualizado 30/08/2010 19:00 CET

Galicia.-Un estudio constata que el 80% de los gallegos "no se hidrata correctamente" pese a las elevadas temperaturas

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

Ocho de cada diez gallegos "no se hidrata correctamente", según constata el 'Estudio Hábitos de Hidratación 2010' elaborado por el Observatorio de Hidratación y Salud (OHS).

Este trabajo señala que los gallegos "dan por buenas muchas creencias falsas en torno a la hidratación". De hecho, el 32 por ciento de la población de Galicia "piensa erróneamente que no pasa nada por no beber de manera frecuente "y el 33 por ciento "que beber más de tres litros al día es malo".

A pesar de que se está acabando el verano, la Comunidad gallega estará el martes en alerta amarilla como consecuencia de la ola de calor que asola gran parte de España, según la Agencia Estatal de Metereología. "En estas circunstancias, no protegerse adecuadamente del calor y no beber lo necesario puede suponer un gran peligro para la salud", advierte el Observatorio de Hidratación y Salud.

En los últimos veranos, las consecuencias de las olas de calor han puesto de manifiesto la falta de concienciación de la población sobre la necesidad de una correcta hidratación, según precisa el trabajo.

Aunque los gallegos califican su hidratación como "buena o muy buena", el 69 por ciento admite que bebe menos de lo recomendado. Los especialistas aconsejan ingerir de 2 y 3 litros al día.

Con el calor las pérdidas aumentan, especialmente a través del sudor, por lo que puede ser necesario beber más, indicó el OHS. No reponer los líquidos que se pierden "puede provocar dolor de cabeza, mareos, vómitos, disminución del rendimiento físico y mental, fatiga, aumento del ritmo cardíaco" y otros.

Por eso, el estudio refleja que en estas fechas aumentan las consultas a los especialistas y los ingresos hospitalarios que asocian estados de deshidratación, especialmente entre los grupos de riesgo.

CONDUCTAS Y GRUPOS DE RIESGO

Entre las conclusiones del estudio, destaca que ante situaciones de riesgo de deshidratación como en verano, con calor, humedad, práctica de actividad física, y otros factores, en las que fuera preciso aumentar la ingesta de líquidos, el 52 por ciento declara que le resultaría difícil beber lo necesario.

Además, se detectan otra serie de conductas que aumentan la posibilidad de que no se mantenga una correcta hidratación. Un 8 por ciento reconoce pasar largos periodos en la playa sin beber y un 41 por ciento sólo bebe cuando tiene sed, señal de que ya existe cierta deshidratación. De este modo, el 6 por ciento de los gallegos encuestados ha indicado que ha sufrido alguna vez una deshidratación.

Frente al riesgo que supone el calor y la falta de líquidos, los expertos del OHS recuerdan la importancia de ingerir diversas bebidas como agua, zumos, refrescos, infusiones, lácteos y otros.

Al preguntar por estas pautas saludables, el 89 por ciento reconoce que consumir distintas bebidas y con buen sabor, les facilita beber lo necesario.

En Galicia, un 31 por ciento de la población --casi un millón de personas-- se encuentra en situación de riesgo de sufrir una deshidratación. En concreto, ancianos, niños, embarazadas, deportistas, enfermos crónicos o personas que trabajan al aire libre son los grupos más vulnerables.

Al analizar los hábitos de estos grupos, destaca la falta de concienciación de las personas mayores de 65 años, precisamente un grupo de riesgo ya que con la edad, el mecanismo de termorregulación se deteriora y disminuye la sensación de sed, por lo que les cuesta beber, indicó el OHS.

Además, suelen presentar un sistema inmunológico más debilitado y una mayor incidencia de otras enfermedades, lo que les hace, según las mismas fuentes, "más vulnerables frente a las consecuencias de la deshidratación".