Actualizado 29/04/2013 15:33 CET

La Fundación Juegaterapia pone en marcha su segundo jardín en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid

MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Juegaterapia va a poner en marcha su segundo jardín en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, donde pretende crear un espacio de juego y entretenimiento en un entorno de naturaleza para que todos los niños y madres ingresados puedan disfrutar al aire libre.

Este es el segundo jardín que Juegaterapia consigue proyectar en un hospital español, después del diseñado por Joaquín Torres en una de las azoteas del Hospital La Paz de Madrid, que ya está en construcción y se podrá disfrutar de él antes del verano.

La "primera semilla" de este segundo jardín la ha puesto el estudio de arquitectura Moneo+Brock, dirigido por Belén Moneo y Jeff Brock, que ha hecho el diseño del jardín de forma solidaria y totalmente desinteresada. Las obras tendrán una duración aproximada de tres meses y comenzarán una vez conseguidos los fondos necesarios.

"Una vez más, ponemos en marcha un sueño, que sabemos que se hará realidad. Conseguimos nuestro primer jardín, gracias a la solidaridad de la gente y estamos seguros de que este segundo jardín también se construirá con la ayuda de todos. Porque no puede haber nada más maravilloso que hacer feliz a un niño enfermo", señala presidenta y fundadora de Juegaterapia, Mónica Esteban.

La arquitecta y codirectora de Moneo+Brock, Belén Moneo, explica que la idea de diseñar un jardín para niños hospitalizados aquí en Madrid les ha encantado. "Queremos que ellos, los protagonistas, encuentren en el jardín un espacio que entiendan como suyo. Un refugio, un escondite, su mundo, su paisaje, un sitio para la ensoñación y donde el contacto con la naturaleza, flores, frutos, colores y olores despierten sus sentidos".

El jardín contará con zonas de juego para los pequeños protegidas con toldos, un huerto al lado de las ventanas del colegio, una fuente, una poza con peces, un telescopio, un molino, un refugio rústico, un invernadero-aula para que los niños salgan en todas las épocas del año y un pequeño teatro con gradas y pantalla de exterior. Además se han diseñado áreas para que tanto los niños como los familiares o los adolescentes puedan disfrutar de su propio espacio y crear pequeñas zonas 'chillout'.