La Fundación CRIS Contra el Cáncer entrega 200.000 euros al Grupo de Investigación Clínica de Cáncer de Mama del CNIO

La Fundación CRIS Contra el Cáncer entrega 200.000 euros al CNIO
FUNDACIÓN CRIS CONTRA EL CÁNCER
Publicado 05/11/2018 13:51:16CET

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Fundación CRIS Contra el Cáncer ha entregado 200.000 euros al Grupo de Investigación Clínica de Cáncer de Mama del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), liderado por el director del Programa de Investigación Clínica del CNIO, Miguel Quintela.

De hecho, los últimos avances que ha conseguido este equipo de investigadores han sido publicados recientemente en la revista 'Nature Communications', y permitirán diseñar nuevos ensayos clínicos en cáncer de mama triple negativo en los que las pacientes reciban terapias "mucho más dirigidas" a las alteraciones que tienen sus tumores (en las kinasas).

En una célula, las encargadas de realizar todas las funciones del día a día son las proteínas y, entre sus funciones se encuentran controlar la división celular, mover elementos de un sitio a otro de la célula, acumular o utilizar los recursos. Según las necesidades, muchas de estas proteínas pueden estar activadas o inactivadas por un proceso llamado fosforilación, equivalente a pulsar un interruptor, el cual puede definir el comportamiento de las células y viene controlado por unas proteínas especiales llamadas kinasas.

En este sentido, el grupo del doctor Quintela ha identificado que en los tumores de mama triple negativos existen seis kinasas cuya mayor actividad está relacionada con un mayor riesgo de recaída. Además, han podido comprobar en modelos de laboratorio que la combinación de tratamientos contra estas kinasas puede ser efectiva para combatir las células tumorales de los casos más agresivos de este tipo de cáncer de mama.

En este sentido, y sobre la necesidad de enfocar las investigaciones en las modificaciones de las proteínas, como la fosforilación, el doctor Quintela ha explicado que la revolución de la genómica ha sido "muy útil" para distintas patologías tumorales, encontrando una serie de alteraciones que por sí solas parecen condicionar la evolución clínica (respuesta, pronóstico, resistencia o supervivencia) de pequeños subgrupos de tumores.

"DESCONCERTADOS" ANTE EL CÁNCER DE MAMA

"Sin embargo, dentro del cáncer de mama, seguimos prácticamente como antes de la revolución de la genómica. De hecho, quizá más desconcertados, puesto que los grandes análisis de consorcios internacionales de cánceres triples-negativos han revelado que prácticamente cada paciente tiene unas alteraciones únicas", ha comentado.

Finalmente, y respecto al proyecto, el doctor ha asegurado que la parte "más interesante" del trabajo es que han sido capaces de determinar que el estado de seis kinasas (encendido o apagado) era suficiente para predecir el estado funcional de un tumor dado, y, por ende, su pronóstico. De hecho, prosigue, las pacientes que tenían los seis interruptores apagados estaban libres de enfermedad a 12 años en más del 95 por ciento de los casos, mientras que las pacientes que tenían uno o más de estos interruptores encendidos veían su riesgo de recaída metastásica multiplicado por diez.

"Queremos darle la enhorabuena al doctor Quintela y a su equipo, por los avances conseguidos y su lucha incansable por encontrar una cura al cáncer de mama. La investigación es el único camino para dar esperanzas a aquellas mujeres que padecen un cáncer de mama que en la actualidad no tiene un tratamiento adecuado para combatirlo, casi un 20 por ciento. Por ello queremos hacer un llamamiento a la sociedad española para que apoye la investigación, porque la investigación es vida", ha zanjado la directora de la Fundación CRIS Contra el Cáncer, Marta Cardona.

Contador