Publicado 30/11/2020 15:17CET

La fuerza muscular de los pacientes hospitalizados puede disminuir hasta un 25% en una semana

La fuerza muscular de los pacientes hospitalizados puede disminuir hasta un 25% en una semana
La fuerza muscular de los pacientes hospitalizados puede disminuir hasta un 25% en una semana - VITHAS ALICANTE - Archivo

ALICANTE, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los hospitales Vithas Medimar y Vithas Alicante han implantado un programa de tratamiento integral para que los pacientes hospitalizados puedan recupera la fuerza muscular, que puede disminuir hasta un 25 por ciento en una semana.

Este programa combina el tratamiento médico con los cuidados recomendados por parte de enfermería y fisioterapia, según ha indicado el grupo en un comunicado en el que ha detallado que la fuerza muscular disminuye un uno por ciento por cada día que un paciente permanece encamado.

"La fisioterapia temprana del paciente hospitalizado favorece su recuperación y evita complicaciones derivadas de la inmovilidad prolongada. Diferentes estudios recuerdan que, durante el tiempo de ingreso de un paciente, disminuye su tono muscular y su condición física", sostiene Vithas.

CONSECUENCIAS

Una estancia larga de los pacientes en la cama del hospital puede generar problemas en el organismo de tipo cardiovascular, como la circulación sanguínea ralentizada, la pérdida de elasticidad en arterias y venas o trombosis, a causa de la mala circulación.

Asimismo, puede afectar a nivel respiratorio, como el deterioro de la ventilación pulmonar, el aumento de la retención de secreciones y con ello, la posibilidad de sufrir infecciones respiratorias.

También puede generar problemas músculo-esqueléticos, como la pérdida de masa muscular, mientras que los huesos también pueden hacerse más débiles y frágiles, por lo que aumenta el riesgo de tener fracturas, según Vithas, que también apunta a complicaciones genito-urinarias, como la incontinencia urinaria que si no se trata bien puede provocar infecciones y alteraciones cutáneas.

Además, puede haber alternaciones en el sistema digestivo, como son la pérdida del apetito y malnutrición; el aumento del reflujo gastroesofágico y, por último, problemas en la piel, como las úlceras por presión si no se cambia la postura cada cierto tiempo.

MEJORAR MOVILIDAD

Así, los objetivos de la fisioterapia hospitalaria se basan en la mejora de la movilidad del paciente, el aumento de su fuerza muscular, la mejora de su ventilación pulmonar y sistema circulatorio y el mantenimiento o recuperación de su autonomía.

Es por ello por lo que resulta recomendable su práctica en todos aquellos pacientes de larga estancia hospitalaria, especialmente en aquellos casos en los que se padecen patologías previas relacionadas con aparato circulatorio y respiratorio.