Frotarse la nariz puede contagiar la neumonía a otras personas

Olfato, mujer, nariz
PIXABAY/WERBEFABRIK - Archivo
Publicado 11/10/2018 16:21:23CET

   MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Las bacterias causantes de la neumonía se pueden propagar frotándose la nariz, según ha puesto de manifiesto una investigación lidera por la doctora de la Liverpool School of Tropical Medicine y del Royal Liverpool Hospital (Reino Unido), Victoria Connor, y que ha sido publicada en el 'European Respiratory Journal'.

   Se sabe que el neumococo, la bacteria que puede causar neumonía, se propaga a través de la inhalación de gotitas en el aire que contienen la bacteria, por ejemplo, al toser y estornudar. Ahora bien, este estudio es el primero en demostrar que la transmisión también puede ocurrir a través del contacto entre la nariz y las manos después de la exposición a la bacteria neumococo.

   Los resultados sugieren que garantizar una buena higiene de las manos y mantener los juguetes limpios podría ayudar a proteger a los niños pequeños de contagiarse de la infección. "Es una de las principales causas de muerte en todo el mundo y se estima que es responsable de 1,3 millones de muertes en niños menores de cinco años al año. Los ancianos y las personas con otras causas de inmunidad deteriorada, como las enfermedades crónicas, también tienen un mayor riesgo de infecciones neumocócicas", han dicho los expertos.

   Para evaluar la posibilidad de que frotarse la nariz aumenta la propagación de las bacterias, los investigadores analizaron a 40 adultos sanos quienes fueron asignados al azar en cuatro grupos en los qe fueron expuestos a bacterias neumocócicas utilizando diferentes métodos. A un grupo se le aplicó agua en manos que contenía la bacteria neumococo en y luego se les pidió que olieran sus manos ("olfateo húmedo").

   A un segundo grupo se le pidió que oliera bacterias neumococos secadas al aire en la parte posterior de la mano ("olfato seco"). Al tercer y cuarto grupo se les pidió que se metieran en la nariz un dedo que estaba expuesto a la bacteria neumococo húmeda o expuesto a la bacteria neumococo seca.

   Posteriormente, se utilizaron dos métodos de detección diferentes para evaluar el neumococo y confirmar la presencia de bacterias en la nariz de los participantes. Estos incluyeron una prueba para ver si podían cultivar bacterias neumocócicas a partir de muestras de lavado de la nariz (cultivo) de los participantes, y si podían detectar la presencia de ADN bacteriano (qPCR).

   Los resultados mostraron que las tasas más altas de propagación de bacterias se encontraban entre los participantes del tercer grupo. "Los participantes tenían la misma probabilidad de tener bacterias neumocócicas en la nariz si estaban expuestos a muestras húmedas o secas, pero el número total de bacterias transmitidas fue mayor en los grupos húmedos", han explicado los investigadores.

   Las pruebas también mostraron que se produjo la misma cantidad de transmisión cuando los participantes tocaron o se tocaron la nariz que cuando se frotaron la nariz con el dorso de la mano. Ahora bien, los investigadores han reconocido que las muestras de bacterias utilizadas en las pruebas se administraron a una dosis que puede no representar un escenario real, por lo que los resultados se deben tratar con "precaución".