El bisfenol A produce reacciones negativas en los testículos incluso en pequeñas concentraciones

Actualizado 22/01/2013 18:32:58 CET
WIKIMEDIA/TAMORLAN

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El bisfenol A produce reacciones negativas en los testículos incluso en pequeñas concentraciones, tal y como ha evidenciado una investigación realizada por la Universidad Paris Diderot (Francia) y publicada en la revista 'Plos One'.

En concreto, los expertos han constatado que este compuesto químico que se incluye en la composición de plásticos y resinas tiene efectos nocivos para esta parte anatómica del hombre aunque las concentraciones de éste sean "débiles". Así lo ha atestiguado el equipo de investigación dirigido por el profesor de este centro universitario galo, el doctor René Habert.

Este material que han estudiado los expertos se utiliza en la fabricación de envases de alimentos tales como "botellas y biberones de alimentación", además de encontrarse "en las películas de protección utilizadas en el interior de latas de alimentos y bebidas, y en los recibos de las cajas". Además, también se han hallado niveles de esta sustancia "en la sangre humana, la orina, el líquido amniótico y la placenta", sostienen.

A pesar de encontrarse en productos alimenticios, el bisfenol A "tiene efectos perjudiciales sobre la capacidad reproductiva", según han evidenciado trabajos anteriores. Sin embargo, esta evidencia sólo ha sido comprobada en animales de laboratorio, aunque es "altamente sospechoso" de tener los mismos efectos en los seres humanos, afirman.

ESTÁ PROHIBIDO EMPLEARLO EN LOS BIBERONES REALIZADOS EN EUROPA

Como medida de precaución, está prohibido desde hace ahora dos años la fabricación y venta de biberones con bisfenol A en Europa. Además, esta obligatoriedad se extenderá en Francia, desde julio de 2015, a todos los recipientes alimenticios.

Para conseguir estos avances, este centro universitario, en colaboración con el Hospital Antoine Beclere de Clamart (Francia), ha tenido que demostrar que este compuesto "inhibe el desarrollo de los espermatozoides en los futuros fetos humanos". Para ello, han constatado que la exposición de los testículos fetales humanos a bisfenol A "reduce la producción de testosterona y de otra hormona testicular que es necesaria para que los testículos desciendan en el curso del desarrollo fetal".

Además, han averiguado que la cantidad mínima de bisfenol A necesaria para perjudicar este proceso es la equivalente a dos microgramos por litro. Por ello, concluyen que la exposición actual de las mujeres embarazadas a este material industrial "puede ser una de las causas de la duplicación de recién nacidos con defectos congénitos en los últimos 40 años".